Tormented Souls. Érase una vez un survival clásico - Playtowin
4265
post-template-default,single,single-post,postid-4265,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-3202
Tormented Souls. Érase una vez un survival clásico

Tormented Souls. Érase una vez un survival clásico

Terror clásico con referencias claras a los títulos de terror más aclamados de finales de los 90 es lo que nos muestra Tormented Souls, un homenaje que no esconde sus raíces pero que peca de no innovar en lo más mínimo en ninguno de sus apartados buscando diferenciarse de aquellos o mantener una identidad propia. Te contamos lo que nos ha parecido Tormented Souls en nuestro análisis.

Rejugar juegos del pasado es, a veces, una tarea casi obligatoria, pues recordar aquellos que marcaron un antes y un después en el mundo de los videojuegos nos ayuda a comprender como nuevos juegos buscan esa experiencia añeja, pero con sabor propio que tanto gustó. Este es el caso de Tormented Souls desarrollado por Dual Effect y Abstract Digital que busca una jugabilidad de aquellos clásicos como los primeros Resident Evil, Silent Hill o Alone in the Dark, pero que no termina de bien de cuajar en su conjunto debido a algunas asperezas que nos encontramos por el camino.

 

Recuerdos encontrados

Es verdad, que últimamente nos estamos encontrando con algunas experiencias de este tipo, digo algunas por no decir bastantes, pero quitando alguna, pocas dejan ese poso de ser algo digno de recordar. Por poner ejemplos, tenemos a Song of Horror, cuya experiencia recomiendo de manera encarecida si te gustan este tipo de experiencias de terror, y que supo muy bien combinar aquellas cámaras fijas con un sistema jugable diferente y propio que hace que recordemos con entusiasmo este tipo de experiencias, y que son las que esperamos como jugadores de este tipo de juegos, experiencias que innoven y no sean un simple corta y pega de otras.

“La vista con cámaras fijas recuerda mucho a los primeros títulos de la saga Resident Evil”

En cambio, tenemos otros juegos que imitaron esta jugabilidad y cuyo éxito no ha sido el deseado por los desarrolladores, como pueden ser las obras de Dawn of Fear o aquel nefasto The Walking Evil, por tanto, imitar una jugabilidad de juegos que triunfaron en el pasado no significa que tengan su éxito asegurado si no trabajan más en el resto de sus apartados jugables y visuales.

Tormented Souls se deja ver más como estos últimos títulos, pero los mejora, sobre todo, en su apartado visual y un sistema de puzles que sorprende tanto para bien como para mal en algunos de ellos, y que más adelante os contaremos.

Una historia típica

Tormented Souls no sorprenderá por su historia, que desde el primer momento nos dejará entrever su gore y su poca originalidad, incapaz de atraer al jugador para seguir descubriendo más cosas a través de las innumerables notas que encontraremos repartidas en los escenarios.

Nuestra protagonista Caroline Walker recibe una carta en su domicilio con una foto en su interior de unas niñas mellizas que le provocan un fuerte dolor de cabeza y ciertas visiones. Caroline, como no puede ser de otra manera, decide acudir a un antiguo hospital de Winterlake donde quiere descubrir que ha pasado con esas mellizas y el porqué de sus visiones con esas niñas.

“Los momentos de terror están asegurados en muchas de las estancias de la mansión”

A partir de aquí, se van desencadenando acontecimientos que iremos descubriendo, a través, de alguna escena cinematográfica, de notas repartidas y de alguna que otra charla con algún personaje secundario que son cuanto menos curiosos y que poco aportan al desarrollo de la historia y a las explicaciones que hemos ido a buscar.

El diseño de cámaras que nos encontraremos en Tormented Souls será el típico de cámaras fijas colocadas en rincones del escenario, y que pocas veces muestran lo que realmente queremos ver hasta que llega lo inevitable cruzar el cambio una cámara a otra y encontrarnos con el enemigo al lado.

La jugabilidad y sistema de control nos recuerda a los primeros Resident Evil con ese “control tanque” tan áspero al que cuesta acostumbrarse en un primer momento, pero al que nos acostumbramos tras las primeras horas de juego, un juego que nos mantendrá en vilo durante sus más de 10 – 12 horas de duración, y dependiendo de lo rápido que soluciones los puzles.

En cuanto al manejo de las diferentes armas es donde nos encontramos un sistema anclado en el pasado donde debemos de apuntar con el arma y disparar al enemigo bastantes veces hasta verlo inmóvil y un sistema de recarga algo lento y que nos expone ante el enemigo si no guardamos la distancia prudencial, algo a lo que cuesta acostumbrarse puesto que, a veces el alejarte del enemigo supone que no llegues a alcanzarlo con los disparos que realices. Por tanto, debemos buscar de manera constante esas medidas donde ni quedemos expuestos y donde podamos atacar de forma efectiva.

Para eliminar a los engendros de la mansión nos encontraremos con poca variedad de armas, entre ellas una pistola de clavos, una escopeta de azufre, una lanza eléctrica y una palanca, la típica de Half Life, muy efectiva para rematar a los enemigos cuando estén en el suelo y no gastar la munición que más adelante nos puede hacer falta para la aventura.

“Los enemigos son duros y nos pondrán las cosas difíciles al principio”

El problema del uso de las diferentes armas es que para realizar cambios entre unas y otras debemos de entrar en el menú de objetos y seleccionar el arma que queremos utilizar y esto en mitad de una trifulca con varios enemigos persiguiéndote, no es muy agradable. Y esto no es un homenaje a lo clásico, sino un diseño de la jugabilidad poco acertado. De igual modo ocurre con la salud, cuando nos veamos mermados debemos elegir un suero o un botiquín que tengamos para sanar a la protagonista, pero todo ello desde el propio menú, es decir, no hay un botón específico para ello.

El menú de objetos es bastante simple. En él podremos movernos por diferentes pestañas para ver las notas recogidas que nos ayudaran en ciertas ocasiones, y también, podremos interaccionar con los objetos pudiendo combinar entre algunos de ellos para resolver los numerosos y geniales puzles con los que cuenta este Tormented Souls.

Variedad y complejidad de puzles

Como hemos comentado los puzles son de lo mejor que nos vamos a encontrar en el videojuego. Habrá ocasiones en el que nos tendremos que darle al coco bien para dar con la solución de algunos de ellos. Es verdad, que prácticamente todos tienen su lógica una vez lo piensas, pero dar con la solución de algunos de ellos no solo es cuestión de lógica, sino que simplemente no se te dan algunas pistas esenciales para poder resolverlos. También nos encontraremos con otros que simplemente probando las diversas opciones daremos con la solución. A todo esto, se une el inspeccionar cada objeto que se hace obligatorio y combinarlos con otros para darle forma y solución al puzle que encontraremos para su uso en cuestión.

“Los puzles son de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo, eso sí, hay algunos que necesitaras papel y lápiz, quedas avisado”

El tema aquí está en que algunos objetos no los utilizaremos enseguida o para el siguiente puzle, lo que hace que nos desconcierte que hacer con ellos en determinadas ocasiones, ni tan siquiera el backtracking que deberemos hacer en bastantes ocasiones servirá de pista. Además, el juego no da unos objetivos claros en muchas ocasiones, por lo que no sabremos muy bien donde ir.

Imitando la esencia de Silent Hill, nos encontraremos en ciertos momentos, objeto de puzles, sea dicho, unos escenarios del pasado a los que tendremos que volver para dar con la solución de ciertos acertijos, eso sí, algo muy limitado a ciertas estancias sin más, no podremos salir más allá de donde nos deje el propio juego, por lo que se queda en una mecánica a medio gas que no termina de explotar del todo. Eso sí, variedad y complejidad de puzles se dan de la mano en este Tormented Souls.

“La variedad de enemigos brilla por su ausencia y se repiten demasiado”

Otro aspecto mejorable es la variedad de enemigos que nos deja el juego. No son más de cuatro o cinco modelados de los que estamos hablando, repitiéndose todos en diferentes zonas. Eso sí, tienen un diseño tan espeluznante cuando los ves en las primeras horas de juego que cuesta acostumbrarse a verlos, como enemigos en sillas de ruedas con una bolsa de suero colgada de la silla o algunos con muletas y su suero colgado corriendo detrás de nosotros entre otros, incluso tenemos un pequeño homenaje a Resident Evil 3 como no podía ser de otra manera.

En el apartado gráfico Tormented Souls nos deja una de cal y otra de arena. Tiene diseños de escenarios muy detallados y que están a un gran nivel, y que brillan, sobre todo, por el buen uso de las cámaras fijas. Pero tiene otros como el modelado de personajes que parecen hechos con prisa y con unas animaciones inexistentes con personajes que no mueven la boca cuando hablan o que tampoco gesticulan con el cuerpo, algo que desentona bastante en un acabado gráfico notable.

Otro punto positivo es que la ambientación del juego es excelente. Nos encontramos escenarios de una mansión completamente a oscuras cuya iluminación depende de candelabros o una linterna para poder ver los objetos y poder interactuar, ya que si no tenemos luz la protagonista entra en un estado de “shock” que le impide disparar o pulsar algún interruptor. Habitaciones con una gran cantidad de objetos y muy detallados con cuerpos desmembrados o mutilados, vísceras repartidas por el suelo y que suenan al pisar sobre ellas, sangre en paredes y suelos y un mal rollo que es lo que se espera de este tipo de juegos que te obligan a hacer una pausa cuando llevas un tiempo jugando con el agobio y el mal cuerpo metido dentro.

“El inventario es simple pero incómodo a la hora de seleccionar las armas o gestionar la salud de manera rápida”

El cuanto al sonido hace gala de buenos efectos, pero sin llegar al notable, dejando sonidos extraños de pisadas sobre vísceras, tablones de madera o metales, y cambios de melodías cuando entras en combate con los enemigos y otras que te avisan que vienen a por ti, las cuales ayudan a estar preparado en determinados momentos. La música está en sintonía con el juego y, aunque no tiene mucha variedad es resultona, pero recicla indudablemente a la de otros juegos que hemos comentado anteriormente, sobre todo, en el pasillo o estancia principal de la mansión y en las habitaciones de guardado, las cuales nos obligan a guardar con un rollo de cinta que deberemos buscar para realizar el guardado de la partida, otro homenaje-copia al clásico Resident Evil.

Independientemente de las cosas que se han cogido y plasmado de otros juegos en este Tormented Souls hemos de reconocer que nos ha gustado pasar miedo en esta hospital-mansión con olor a comisaría de RE. Tiene cosas mejorables, sobre todo, con respecto a las animaciones de los personajes, le falta algo de identidad propia y una historia algo más trabajada hubiera ayudado a ser un mejor juego, pero cuenta con una buena ambientación, un diseño de puzles excelente y un diseño de escenarios bastante logrado en el que consigue aterrar en más de alguna ocasión. Si te gusta los juegos de terror es una apuesta segura.

 

Hemos realizado este análisis en PC con un código de descarga proporcionado por Meridiem Games.

 

Puntos Positivos:

+ El diseño de escenarios es notable

+ La ambientación es excepcional

+ El diseño de los puzles es complejo y genial en su mayoría de ellos

 

Puntos Negativos:

– Las animaciones están muy poco cuidadas

– La historia pasan sin pena ni gloria

 

                                                                 Valoración 7.5

Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment