Resident Evil Village. La imperfección perfecta del terror - Playtowin
4068
post-template-default,single,single-post,postid-4068,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-3202

Resident Evil Village. La imperfección perfecta del terror

Por fin ha llegado el momento que tantos de nosotros estábamos esperando. La nueva entrega de la longeva saga Resident Evil, esta vez con el subnombre Village. ¿Cumple las expectativas generadas o será una entrega que pasará sin pena ni gloria a los anales de la historia? Te lo contamos todo en nuestro análisis de Resident Evil Village.

A pesar de la mala gestión que hizo Capcom hace unas semanas con el tema de las demos de Resident Evil Village era de esperar que una nueva entrega de su más exitosa saga de terror tuviera demasiados adeptos esperando con ansia que el juego final estuviera en las calles para poder disfrutarlo de principio a fin. Este fue mi caso, que sin querer ni tan siquiera explorar las demos me adentré de lleno y totalmente virgen a la experiencia de Village, y de la que puedo decir, que me ha resultado tremendamente satisfactoria y con una variedad de situaciones que es difícil encontrar en un juego anterior de la saga.

Antes de empezar su experiencia, conviene aclarar varias cosas. Una de ellas es que es una continuación directa de RE 7, por tanto, es muy recomendable que hayas jugado a esa entrega de la saga porque entenderás muchas más cosas que en caso de no haber jugado. Y otra, es que, si vienes a Village únicamente a pasar miedo, tienes que replantearte su compra.

“RE Village se desarrolla también en primera persona como su antecesor”

Una aldea infectada por licántropos

La historia de Village empieza tres años después de los sucesos ocurridos en Luisiana con RE 7. La familia formada por Ethan, Mia y la pequeña hija de ambos llamada Rose de tan solo seis meses, viven alejados de todos aquellos sucesos ocurridos en una aldea tranquila situada en Rumanía. Esta tranquilidad se ve expuesta al cruzar Chris Redfield por la puerta de su casa y liarla “parda” Para no desvelar nada del argumento solo diré que nuestra pequeña hija Rose desaparece y tenemos que ir a buscarla, lo que se convertirá en nuestro principal objetivo durante toda la historia.

La historia, que, sin ser algo grandiosa en ninguna de las entregas anteriores, se queda en RE Village muy por debajo de otras entregas, incluida su antecesora en RE 7, que aunque intenta hilar cabos sueltos no parece tomarse la molestia de explicar razonadamente más detalles de muchas de las cosas que pasan en esta pequeña aldea.

Las notas que nos encontraremos en este Village son realmente escasas, y las pocas que hay no explican absolutamente nada de lo que queremos conocer de su historia. Hasta que no estemos en las fases finales del juego no tendremos explicaciones de lo sucedido en la aldea y sobre todo, de lo sucedido a la familia Winters. Algo que se ha desaprovechado mucho, ya que ni tan siquiera deja lugar al jugador a tentar con teorías o maquinaciones en busca de explicaciones, lo que resta muchísimo interés a su narrativa, y esto ocurre en prácticamente un 70 – 80 por ciento del juego, lo que en un juego de 10 – 12 horas sin saber nada de su historia, es mucho tiempo. Además, el uso de los personajes como Chris Redfield no tienen un papel demasiado grande dentro del juego, bueno, ni él ni ninguno de los enemigos importantes, llamémoslos, enemigos finales, que nos encontramos en el título, y que apenas se desarrollan dentro de este mundo de Village. Una pena porque me hubiera gustado conocer más cosas de ellos y su evolución para llegar al punto en el que se encuentran, y sobre todo, saber más de ese ser misterioso al que los aldeanos llaman “Madre Miranda”, que parece tener demasiado poder dentro de la aldea, y de la cual está muy desaprovechada la presencia en la trama del juego.

“El diseño de los enemigos está bastante logrado y también su variedad”

Lo bueno de todo esto, es que a pesar de su poca importancia en la historia el juego lo suple muy bien con otros elementos y una variedad de situaciones y escenarios que harán que te olvides de todo lo demás durante muchas horas.

Un mundo lineal pero absorbente

RE Village es un juego con bastantes zonas de carácter lineal, pero esto no quiere decir que no haya situaciones donde queramos perdernos y explorar los escenarios, aunque nos hubiera gustado poder hacerlo más a menudo. Village se resume en una aldea que entrelaza varios caminos que nos llevan a cuatro escenarios muy diferentes unos de otros y con situaciones bastante variables.

Ya hemos visto algunos de ellos en la demo como el espectacular castillo de Lady Dimitrescu, que es una auténtica gozada verlo por dentro, y una pena no poder explorar una vez terminemos la zona para volver a ver esa arquitectura y diseños que nos deja, ya que Capcom ha optado por cerrar ciertas zonas una vez completados los objetivos principales, por lo que, si nos hemos dejado algo sin recoger, no podremos volver. Algo que me apena enormemente, más que nada porque se echa mucho de menos lo que vimos en RE 2 remake, que al terminar la comisaría podíamos explorar el escenario a nuestro antojo en busca de recursos que nos habíamos dejado o simplemente explorar el bello escenario que nos dejaba el RE Engine.

“Lady Dimitrescu no será el único enemigo de Resident Evil Village”

En esta ocasión el estudio ha optado por puzles sencillos que nos vamos encontrando incluso a nuestro paso por ciertas secciones, lo que impide que nos podamos perder en demasía por no saber a qué sala nos tenemos que dirigir. Algo que también ayuda es el mapa que podemos recoger en todas las zonas y que nos indican de color rojo las no completadas y de color azul aquellas zonas que ya hemos realizado por completo.

Volviendo un poco al tema de los enemigos, nos encontramos una gran variedad de licántropos que nos encontramos en la aldea o por las deferentes zonas que exploramos, cada una con sus enemigos concretos, pero la verdad, es que hay bastante variedad de ellos.

En cuanto a los jefes finales, tal vez, esperaba algo más de ellos, que a pesar de sus transformaciones no son realmente memorables como algunos de los villanos que nos ha dejado la saga, y es que como no comparar con aquellos de la familia Baker, Jack, Magie o Lucas eran enemigos realmente memorables y con un duelo con ellos digno de recordar, o aquel Némesis de RE 3 o al gran Mr X que nos dejaba sin duda el mejor enemigo de la saga (junto con Jack de RE 7, a mí parecer) en RE 2 Remake. Está claro que Capcom ha intentado picotear de todo lo visto un poco en juegos anteriores, y claro, ver como la señora Dimitrescu te persigue por el castillo, te hace recordar lo mal que lo pasamos con RE 2 Remake y Mr X, y cuando todo termina te queda ese sabor agridulce de no encontrar la misma calidad en el comportamiento del personaje dentro del juego, y eso le juega una mala pasada a RE Village.

Tal vez, también esto sea error del jugador, pues debido a los tráilers promocionales y toda la locura que ha levantado el personaje de Dimitrescu nos hemos imaginado algo que no es o que puede decepcionarte un poco. El resto de los villanos, son pasables, pero con buenas ideas algunos de ellos, y de nuevo, me quedo con ganas de saber un poco más de alguno de ellos por el poco desarrollo que tienen dentro de la trama de la historia del juego. Tengo que mencionar la gran parte que rodea al segundo enemigo, su ambientación y lo genial de su jugabilidad que sin crear nada nuevo porque ya hemos visto cosas similares en otros juegos, me ha resultado muy buena, en parte por ser un gran admirador de los survival horror más que de momentos de acción que también deja en este juego su sello Capcom.

Al final, Resident Evil Village es un conjunto de situaciones donde todo encaja como es debido, pero que en ninguna de ellas se explota para hacer algo memorable y recordable para el futuro.

“Los escenarios cuentan con una gran iluminación en exteriores pero también en interiores”

Una jugabilidad mezcla de RE 4 y RE 7

Como ya he comentado varias veces, posiblemente RE Village sea el juego con más variedad de situaciones tiene dentro de la saga, y todas ellas llevadas de manera muy digna y que no aburre al jugador, de hecho, sin darte cuenta habrás pasado unas cuantas horas con el mando en la mano y te costará soltarlo sin saber que será lo próximo que te espera en la aventura, y esto es algo digno de elogio que no todos los juegos consiguen.

Es imposible no ver RE Village y no comparar ciertas situaciones a lo visto en RE 4, algunas de ellas rozan casi el homenaje a aquel gran videojuego. Ya no solo por los paisajes de la aldea, las reacciones de los enemigos o por la cantidad de armas que tendremos disponibles a lo largo del juego, que no serán pocas, sino por todo aquello que rodea el trasfondo de la historia y escenarios, todo huele a RE 4.

En cuanto a la jugabilidad nos encontramos un sucesor de RE 7, con vista en primera persona, con igual control del personaje e incluso con el mismo bloqueo al estilo parry. Aunque, ahora existe la posibilidad de mejorar esta habilidad, la velocidad a la que nos movemos e incluso la vida de Ethan, a través, de la cocina del gran y estrafalario personaje llamado “Duque”, que aparte de proporcionarnos armas, mejoras y munición podrá prepararnos estas mejoras si le llevamos los elementos necesarios para cocinarlos. Así que, no está de más explorar todos los escenarios para conseguir estas mejoras, sobre todo, si decides jugarlo en un nivel de dificultad más elevado.

“Como ya ocurría en RE 4 contaremos con un inventario que podemos ir ampliando con sus respectivas mejoras”

El Duque lo encontraremos en diversos lugares, como solía ocurrir con el buhonero de RE 4, y le podremos comprar armas nuevas, munición, minas, adaptadores como miras y otros acoples para las armas, además de bebidas de salud e incluso mejorar nuestro espacio de almacenamiento de nuestro maletín al más puro estilo RE 4, aunque el diseño queda algo diferente y más superficial en la gestión del mismo que en aquel juego de 2005, que sí que nos obligaba a gestionar de una manera muy óptima los recursos de los que disponíamos y resultaba casi un mini juego de Tetris en sí mismo para colocar y desechar todo aquello que no era imprescindible por falta de espacio. Este personaje también mejorará las armas que tengamos disponibles en ese momento, si son mejorables, tanto la potencia, la cadencia, la recarga y la capacidad y todo eso a cambio de la moneda rumana llamada lei que conseguiremos rebuscando en cajones de las casas y que irán dejando los enemigos derrotados, pero también estos últimos también nos dejaran ciertos artilugios que podremos vender también al Duque, y que nos recompensará para poder tener efectivo y comprar otros menesteres que estemos interesados. Algunas de las reliquias se podrán combinar con otras para obtener mayor valor si sabemos esperar y no nos urge venderlas en un momento dado.

Puzles mejorables y unos diseños espectaculares

Volviendo al tema de los puzles, algo de lo que siempre ha destacado la saga Resident Evil es su capacidad para ponernos en tensión con ellos. Buscar una pieza para llevarla a aquella sala lejana por donde teníamos que encontrarnos con varios enemigos al paso y nosotros con pocos recursos, nos ponía en lo peor solamente de pensarlo. Aquí, en RE Village desgraciadamente esa sensación se ha perdido por completo. Nos encontramos con puzles, sí, pero muy mejorables tanto en diseño como en la forma de resolverlos, salvando alguno de ellos, claro, pero en su gran mayoría son sencillos y la forma de resolvernos casi siempre es muy cercana de donde nos encontramos ubicados, y otros, en cambio, las piezas necesarias nos las encontramos en el propio camino hacia donde nos dirigimos, lo que resta mucha tensión y quebraderos de cabeza que tanto gustaban en los primeros juegos de la saga, incluso RE 7 lo hacía mucho mejor.

Seguramente esto sea debido al nuevo diseño del mapa para este Village, y que el cierre de ciertas zonas tampoco ayuda a poder crear este tipo de puzles más tradicionales.

“El diseño de los puzles están algo por debajo de RE 7 y otros juegos de la saga”

La mayoría de los escenarios por su trazado lineal tienen un buen diseño en interiores, mención aparte merece el castillo de Lady Dimitrescu que resulta una zona tan genial artísticamente que, de verdad, es una pena no poder volver al castillo una vez más hasta empezar una nueva partida. El resto de los escenarios sin comentar mucho para no spoilear nada más que lo necesario me han parecido algo por debajo del castillo, pero cumplen bien tanto en diseño como en ambientación. Cada zona está bien diferencia de las demás con una atmosfera y enemigos diferentes y bien detallados, y cuando digo diferentes no me refiero a una skin diferente, sino enemigos con armas diferentes, con patrones y ataques diferentes y formas de matar diferentes que deberemos estudiar para tener posibilidades de sobrevivir, sobre todo, en escenarios cerrados donde algunos de ellos nos pondrán las cosas más difíciles. Por lo general, no son excesivamente peligrosos si no nos vemos acorralados, donde dado el caso, puede costar salir airoso, pero son más esponjas de balas que agresivos, sobre todo, en los niveles de dificultad más altos.

En cuanto al escenario de la aldea que se desarrolla en exteriores luce también de maravilla con entornos y espacios lúgubres y terroríficos a pesar de la luz del día y que hace un buen uso del motor de iluminación del RE Engine y que luce mejor incluso con el trazado de rayos activo. Elementos como la hierba, arboles, casas y demás elementos de los escenarios lucen bastante bien y solo se le puede reprochar algún que otro popping en lugares exteriores.

Una vez terminado el juego podremos desbloquear con unos puntos una buena cantidad de extras como modelados de personajes, vídeos y artes conceptuales bastante detallados con explicaciones de enemigos y jefes que se echan de menos en el modo historia. También podremos desbloquear nuevas armas que podemos utilizar si las compramos al Duque y el modo “Mercenarios” con escasos puntos, está claro que Capcom es lo primero que quiere que desbloqueemos. El modo Mercenarios, como ya vimos en RE 4, nos deja diferentes escenarios donde debemos eliminar a todos los enemigos durante un periodo de tiempo limitado y donde encontramos diversas orbes donde adquirir habilidades que se quedaran con nosotros conforme vayamos avanzando. En resumen, un modo muy adictivo y rejugable si te has quedado con ganas de más acción salvaje.

“El terror no solo estará en los escenarios interiores, sino también nos encontraremos buenos momentos en escenarios exteriores”

En cuanto a la música, no esperes algo que se te quede grabado como en RE 7, ya que tiene demasiados momentos de “vacío” donde apenas la música aparece y donde otras muchas veces ni recordarás que melodías hemos escuchado. Por otro lado, tenemos la parte positiva que es el sonido ambiente y la inmersión que producen, sonidos de ramas de árboles moviéndose, ruidos de máquinas a lo lejos, gruñidos de enemigos y aún mejor en interiores donde se pueden escuchar el crujir de las maderas, los pasos de los enemigos e incluso saber de qué lado vienen a por nosotros, si están detrás o por el piso de arriba, aunque hay escenarios cerrados como el castillo de Lady Dimitrescu donde todo esto se aprecia mejor por el diseño que tienen. Es un lujo oír las pisadas con los tacones de Dimitrescu y saber a qué distancia puede estar de nosotros.

Resdident Evil Village, en definitiva, se puede resumir en un juego notable en todos los aspectos, donde la gran variedad de situaciones y localizaciones que nos propone ha sido la apuesta de Capcom en esta octava entrega de la saga. Puede que no sea el Resident Evil más recordado que vayamos a tener, pero sí que puede ser uno de los más divertidos y entretenidos. Un juego donde se combina acción y algo de terror en fases más lineales de lo que hemos podido ver en otros juegos de la saga, pero también con exploración opcional y una historia algo pobre narrativamente, pero no es algo que ya nos sorprenda. Aun así, Resident Evil Village es un juego muy recomendable.

Puntos Positivos:

+ Un juego muy variable y divertido

+ Tiene un buen ritmo desde el inicio hasta su parte final

+ El diseño de niveles y su apartado visual es notable

 

Puntos Negativos:

– La historia tiene horas y horas donde no cuenta nada

– Algún problema de texturas

 

                                                            Valoración: 8.5

Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment