Outlast - Playtowin
77
post-template-default,single,single-post,postid-77,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Outlast


Con tan sólo una simple videocámara y sin armas ni nada con lo que poder defendernos ante las peligrosas criaturas que se nos presentan en un antiguo psiquiátrico, los chicos de Red Barrrels nos presentan Outlast.


ANÁLISIS OUTLAST


Sin duda estos últimos meses estamos viviendo la época durada de los survival horror, con montones de títulos de terror, unos mejor que otros claro está, pero que siempre nos dejan detalles diferentes para los amantes del género.
A la espera de la secuela del genial Amnesia al que pronto analizaremos, nos centramos en esta aventura de miedo diferente como las de antaño y que sin duda es una de las mejores si no la mejor de survival horror de los últimos tiempos.



Nada de armas
En Outlast somos Miles Upshur un periodista dispuesto a investigar un centro que se dedica a hacer terapias de todo tipo con los internos que hay en el centro. Para su sorpresa descubrirá algo más que la verdad que esconde ese centro y sobre todo la oscuridad y el secretismo que encierra.



Aquí olvídate de disparar y avanzar, nada más lejos, lo único que nos mantendrá con vida en el juego será correr y esconderse en los diversos recovecos que encontraremos en el juego, como armarios, literas, etc.
La visión de este survival horrol se produce en primera persona, por lo que siempre tendremos una visión más general del escenario y que produce una sensación más intensa de miedo, tal y como ocurría con Amnesia The Dark Descenty del que bebe en muchos sentidos.
Como ya hemos dicho antes, en el manicomio o mejor dicho en Mount Massive que será el lugar donde se desarrolla el juego sólo tendremos dos armas: una es una videocámara con visión nocturna y que nos será muy útil e imprescindible para seguir avanzando, aunque deberemos tener cuidado con su utilización ya que consume baterías muy rápidamente, y otra será nuestra libreta donde podremos anotar lo que sucede en ciertas ocasiones en las que grabamos con nuestra videocámara.


Outlast es ante todo un título +18, pues su gore, miembros amputados y sangre por todos lados hacen que no sea un juego apto para todos los públicos.

Angustia, terror y oscuridad
Si hay algo en lo que destaca Outlast es la sensación de horror y angustia por cada escenario que pasamos, aunque siempre guiado por el juego y bastante lineal. El título juega con los sonidos espectaculares y un ambiente siniestro como hacía tiempo que no se había visto en un título de miedo. En las zonas oscuras siempre podremos echar mano de la visión nocturna de la videocámara, pero habrá que tener cuidado ya que consume batería con rapidez y deberemos encontrar suministros repartidos por los diferentes escenarios para poder recargarlas. Aunque hay que decir que demasiadas baterías por lo que no tendremos problemas a la hora de utilizarla más de lo que nos hubiera gustado, ya que en cierto modo reduce la ansiedad por salir de los lugares oscuros y que tanta tensión nos da y que sin duda es lo mejor que ofrece el título.



Outlast muestra pequeños detalles dignos de ser mencionados, tales como el apoyo de nuestras manos en las paredes cuando nos asomamos en una esquina, las piernas de nuestro protagonista también son visibles y algunos detalles más que evitaremos contar para no hacer “spoilers”.
Gráficamente Outlast es un título bastante bueno y muy bien optimizado para PCs de gama media-baja y cuenta con unos escenarios bastante decorados y detallados. El Unreal Engine 3 le sienta fenomenal a Outlast y los efectos y diferentes zoom de la cámara están muy bien calibrados y no desenfoca en ningún momento, por lo que el trabajo ha sido bastante bueno, además el tamaño del psiquiátrico es bestial y todas las localizaciones ya sea dentro como fuera del mismo crean una ambientación excelente.
La jugabilidad es rápida y efectiva, aunque habrá momentos sobre todo en las fases de plataformas en las que los saltos nos provocaran algún que otro quebradero de cabeza, pero se le puede perdonar.



El sonido es sin duda de lo mejor que hemos visto en un juego de estas características y crea una sensación de angustia constante, de saber que hay algo cerca que quiere atraparnos, de mirar a todos lados para ver quién nos persigue y esta sensación es creada gracias a la música y a sus excelentes sonidos de las bestias que habitan en Mount Massive.
El juego viene traducido a nuestro idioma pero no doblado, por lo que es una pequeña pega, aunque eso sí, los diferentes textos y notas que nos encontraremos por los escenarios todas vienen traducidas, por lo que no nos perderemos detalle alguno del argumento.

Conclusión:
Outlast es un título fascinante como pocos, y sin duda, unos de los mejores que he jugado últimamente, con un ambiente excepcional, de angustia y miedo, escenarios llenos de sangre y detalles que te encogen el alma. Esto es sin duda lo que se le pide a un juego de terror y ojalá se aprenda de esta experiencia que nos deja Outlast una aventurar de terror muy RECOMENDABLE.



En contra juega su escasa duración apenas seis horas de juego, intensas sí, pero muy cortas.

Lo que nos gusta:
Su excelente ambientación, el sonido y la tensión que genera, la videocámara y su visión nocturna, las criaturas que nos encontramos en Mount Massive y sus diferentes escenarios, terror del bueno, su precio de 18.99 €, el final épico que tiene.
Lo que no gusta tanto:
La escasa duración del título, la cantidad de baterías que hay repartidas que quitan tensión.
JOSÉ MANUEL MONTERO BÓRNEZ  @ chovigames
“Si tienes un sueño, tienes que protegerlo”

                                                                     Valoración: 8.6
Playtowin
jmmonterob@playtowin.es

Apasionado de los videojuegos, coleccionista y escritor, de vez en cuando. "El hombre elige, el esclavo obedece"

No Comments

Post A Comment