Moons of Madness - Playtowin
2939
post-template-default,single,single-post,postid-2939,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Moons of Madness

Moon of Madness es un videojuego en primera persona con ciertos toques de terror que ha sido realizado por el estudio Rock Pocket Games, en un intento por mezclar el terror y las aventuras de Lovecraft en el espacio.

Las aventuras del escritor Lovecraft han sido siempre una fuente de inspiración a la hora de generar juegos con toques de terror y supervivencia que beben de simbologías del más allá y de extrañas criaturas sacadas de las peores pesadillas que uno pueda tener. Juegos como Call of Cthulhu o SOMA son una buena fuente de refencia para este Moon of Madness, incluso recuerda en ciertos momentos a Alien Isolation, pero nunca llegando a esas cotas de calidad en cuanto a contenido ni variedad que si muestra este último.

“Podremos interactuar con los objetos y revisar desde varias perspectivas sus detalles”

Una aventura espacial

La historia nos lleva a que los científicos de Orochi han detectado una señal que viene de Marte y que, tras analizarla han determinado que es de origen inteligente, así que, viendo la importancia de la situación deciden no hacer pública la información. Tras esto, la empresa decide construir Explorador Alfa, un moderno puesto de investigación para identificar la verdadera naturaleza de la señal.

Somos Shane Newehart, un astronauta técnico explorador en su nivel más básico, tanto es así, que no tenemos autorización para acceder a zonas de nivel 2, por tanto no sabemos ni de la existencia de la señal. Nuestro trabajo consiste en mantener las luces encendidas hasta que llegue la nave de transporte Cyrano, que trae a un nuevo equipo para que se ocupe de todo. Pero, tras empezar a fallar los sistemas vitales descubriremos que algo raro está pasando en nuestra nave. A todo ello, se le añade que empezamos a tener ciertas visiones con un extraño ser mientras vemos como hay zonas de la nave que están totalmente infectadas por una especie de plantas y raíces ennegrecidas que la está devorando todo poco a poco. Así que, nos tocará investigar por nuestra cuenta que está pasando mientras intentamos interactuar con nuestros compañeros explicándole la situación a través de nuestro comunicador.

Este comunicador nos ayudará en gran parte de la aventura a cumplir los diferentes objetivos del punto A al punto B, que es lo que básicamente tendremos que hacer en toda la aventura durante las 6-7 horas de juego que nos propone.

“El intercomunicador nos servirá para ver los objetivos activos y también para escanear y jaquear cámaras”

Moons of Madness es una aventura de exploración donde iremos recogiendo objetos e interactuando con otros para resolver pequeños rompecabezas y seguir avanzando, a la vez que vamos leyendo documentos, para empaparnos más de los detalles de su historia. Unos documentos que nos iremos encontrando prácticamente por todas las estancias de la nave.

Pero el juego no solo se desarrolla en la nave, sino que también tendremos variados lugares que explorar fuera de ella y que podremos ir a través de nuestro Rover, un vehículo asistido, el cual nos llevará a la zona en cuestión automáticamente, lo que hace perder algo de valor a esa sensación de exploración en el exterior.

El juego tiene pequeños detalles que hacen que la inmersión sea bastante buena. Por ejemplo, cada vez que salimos de la nave al exterior deberemos de ponernos el casco y cargar el oxígeno, a la vez que, deberemos de cambiar la atmósfera del aire para no quedarnos sin oxígeno, y una vez fuera vigilar el oxígeno que tenemos para recargarlo en los diferentes depósitos y lugares que vamos encontrando para ello, aunque no será el mayor de los problemas, debido a que se gasta muy poco a poco y porque habrá bastantes lugares para recargarlo.

También tenemos a nuestro alcance y casi nada más empezar la aventura un Diómetro en nuestra muñeca que nos servirá para escanear los objetos con los que podremos interactuar y saber hacia donde debemos dirigirnos para el siguiente objetivo. Lo cual hace que perderse en la nave o en el exterior sea algo realmente imposible.

“Moons of Madness utiliza el recurso de la niebla con bastante frecuencia, lo que no nos permite examinar los fondos de los escenarios con claridad”

Marte, un lugar peligroso

Pero no todo será dar un simple paseo de aquí para allá, sino que tendremos que ir resolviendo pequeños puzles en algunas de las zonas donde descubrir la clave de seguridad para abrir alguna puerta, buscar algunos generadores, recolocar la señal de una antena o realizar alguna mezcla de fluidos que utilizar. A través, de los terminales repartidos en las estancias, además de encontrar las claves, podremos leer también correos de los demás tripulantes y descubrir más aspectos y detalles de la historia y la relación de estos con lo que está pasando en Marte.  También nos encontraremos algunos puzles algo más elaborados y donde tendremos que buscar algo de información para resolverlos adecuadamente. No es que sean excesivamente complejos, pero sí que hay que dedicarles un tiempo para no caer en errores, y eso es algo muy de agradecer al juego. El mayor problema que veo en algunos de estos puzles es que el juego te indica una única forma de hacerlos y no hay cabida a realizarlos de otra manera que en un primer momento se te haya ocurrido.

“Los enemigos solo causaran impacto las primeras veces que los veamos”

A todo esto, se le suma un gameplay muy discreto y limitado que, aparte de limitarnos a recoger objetos y pulsar interruptores no nos deja margen de mucho más. Algo positivo que nos deja Moons of Madness es que los objetos podemos examinarlos con más detalle, dándoles la vuelta e interaccionando con ellos.

El juego también nos dejará ciertas persecuciones que en un inicio resultan emocionantes mientras huimos de un extraño ser que si nos coge nos matará, pero que también se queda en una especie de correcalles guiado y pasillero que no tendrá mayor dificultad dado a que no tienes la oportunidad de perderte a la hora de evitarlo. Eso sí, en los varios momentos que nos deja ver a la extraña criatura y algún momento más que nos deja el juego, nos llevaremos un buen sobresalto. Me hubiera gustado que estos momentos hubieran estado más presentes en el juego, y que no se hubiera quedado en varios sustos y ya está.

“Las partes en el exterior dan variedad y están bien recreadas, aunque es una pena no poder explorar con el Rover a nuestro antojo”

La ambientación junto con el aspecto gráfico de Moons of Madness es lo que más me ha sorprendido para bien, dejándonos una buena variedad de escenarios tanto fuera como dentro de nuestra nave, jugando bien con esas luces y sombras que hará que en partes del escenario sea imprescindible el uso de la linterna, una pena que esta sensación no se repita más a menudo, y que deja la sensación de ser un elemento algo desaprovechado. Además, la sensación de angustia se acrecienta en ciertas partes de la aventura por ese buen nivel de detalle en ciertos escenarios, sobre todo en los que son dentro de la nave, con esas raíces mugrosas que tiñen de negro gran parte de las estancias y donde en cualquier momento da la sensación de que podemos ser atacados.

El apartado sonoro también cumple acorde con la ambientación que nos muestra el juego con sonidos inquietantes dentro de la nave y esos sonidos que desprenden las raíces que parecen tener vida propia. En cuanto a las voces de los protagonistas en ingles cumplen sin muchos alardes a buen nivel. El juego nos llega con subtítulos en castellano y con una música y banda sonora que cumple sin más.

“Las persecuciones son guiadas y pasilleras, lo que resta algo de emoción cuando nos vemos en ellas para huir del enemigo”

Moons of Madness es un juego que no será recordado por habernos propuesto retos muy interesantes o novedosos pero que se puede disfrutar de las 6 o 7 horas que dura su campaña. Es un videojuego que no aporta novedades a lo que ya hemos podido ver en otros videojuegos de mayor éxito y de mejor manera, pero sí que resulta entretenido y curioso cuanto menos. Así que, si te gusta el universo Lovecraft y la exploración del planeta rojo puedes encontrar una mezcla cautivadora. [6]

Lo mejor:

+ Hay variedad de escenarios
+ Algunas estancias de la nave son angustiosas
+ Buen apartado gráfico y cumple técnicamente
+ El universo Lovecraft está presente

Lo peor:

– Es una aventura que se queda a medio camino en algunas cosas que ofrece
– La jugabilidad es muy limitada y nos lleva siempre de la mano

Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment