Metroid Dread. El mejor Metroid posible - Playtowin
5011
post-template-default,single,single-post,postid-5011,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-3202
Metroid Dread. El mejor Metroid posible

Metroid Dread. El mejor Metroid posible

Mercury Steam vuelve con lo mejor que sabe hacer, hacer buenos videojuegos. Los aficionados a la saga Metroid están de enhorabuena con este nuevo título de la saga a cargo del estudio español. Un juego que gustará a todos los fans y también a aquellos que quieran disfrutar de una aventura en 2D excelente. Análisis Metroid Dread.

Todos recordamos alguna de las entregas de esta saga, que ya tiene unos cuantos juegos a sus espaldas. Sobre todo, recordamos esa última entrega llamada Metroid Samus Returns del mismo estudio con esa fenomenal reconstrucción del clásico de Game Boy para Nintendo 3DS que si no has podido probar te recomiendo de manera encarecida. Unos años después este Metroid Dread nos lleva por una nueva aventura que sirve de continuación oficial a lo que la franquicia considera en la línea canónica.

El universo Metroid llevado a la máxima potencia

Metroid Dread nos lleva a los acontecimientos de finalizaron con Metroid Fusion donde el parásito X invadía a Samus. Un parásito capaz de reproducir y replicar cualquier criatura infestado por este parásito. Tras un tiempo sin saber nada de él, la Federación Galáctica ha recogido una serie de pruebas que indican su existencia en el planeta ZDR. Para eliminar dicho parásito X se envía a siete robots E.M.M.I. pero se pierde el contacto con todos ellos al poco de la llegada a dicho planeta, teniendo que enviar a nuestra protagonista Samus Aran para averiguar qué es lo que ocurre allí.

 

Al llegar Samus al planeta ZDR se encuentra con un guerrero Chozo que libra una batalla contra ella que la derrota dejándola inconsciente y le quita todas las habilidades que poseía. Una vez despierta Samus le contacta A.D.A.M., el ordenador central de su nave para indicarle que debe subir a la superficie para huir lo antes posible y poder sobrevivir en ese inhóspito planeta. A través, de A.D.A.M. tendremos acceso a nueva información que iremos descubriendo sobre cada zona del planeta ZDR.

El objetivo queda claro, llegar a él no tanto. Por el camino nos encontraremos con cada uno de esos siete E.M.M.I. por las distintas zonas del mapeado que no tendrán reparo en eliminarnos en cuanto nos vean, por lo que deberemos “huir”, al menos en un principio, para ir recuperando poco a poco con las habilidades que nos han quitado y poder llegar hasta nuestra nave.

Metroid Dread nos recuerda en estética a aquel Metroid Samus Returns, pero con todos sus elementos mejorados, se nota que el estudio español ha aprendido mucho de aquel videojuego diseñado para Nintendo 3DS y cuyas limitaciones también eran mucho mayores que las que se han podido encontrar con Nintendo Switch.

 

«Vale la pena parar a contemplar algunos de los escenarios de Metroid Dread»

Los entornos más vivos y sorprendentes

Todas esas mejoras, se dejan ver desde el inicio de la campaña y comenzamos los primeros pasos, donde nos encontramos con escenarios muchos más grandes y con una buena cantidad de elementos que explorar y que descubrir, y donde los enemigos no nos pondrán las cosas sencillas hasta que no vayamos mejorando nuestro traje, la morfosfera, el rayo, misiles y demás elementos que forman parte de nuestra heroína.

Terminar la obra de Mercury me ha llevado poco más de unas trece horas de duración, habiendo realizado según el juego el 56 por cierto del mismo, por lo que realizar el 100 por cien del juego te puede llevar entre 20-25 horas y mucha paciencia.

El backtraking de nuevo es un elemento primordial, como siempre lo ha sido en la saga. Volveremos a pasar una y otra vez por las mismas zonas cuando tengamos nuevos recursos que podamos utilizar para abrir nuevas zonas y explorarlas. Contaremos también con numerosos viajes rápidos para llegar a las diferentes zonas según vamos descubriendo las distintas salidas de estas zonas, a través, de unas naves o tranvías que hay repartidos por el mundo de Metroid Dread. Además, en cada zona tendremos acceso también a ciertos portales, similares a los que nos encontramos para recuperar vida o munición, de colores azul, verde, amarillo, rojo, naranja y morado, y que nos trasladaran a ciertas zonas más escondidas que solo podremos acceder hasta ellas viajando primero por estos portales, y que posteriormente nos servirán para viajar de manera más rápida a ciertas zonas específicas en busca de algún elemento o para explorar partes nuevas del mapeado.

«Las zonas E.M.M.I. nos pondrán los pelos de punta en más de una ocasión»

Cada zona (o casi todas) por la que deberemos pasar para llegar hasta nuestra nave, objetivo principal, tendrá un E.M.M.I. que nos impedirá el paso hasta la siguiente zona. Estos nuevos enemigos robóticos y principal novedad de esta nueva entrega de Samus son enemigos realmente duros que deberemos tener muy en cuenta a la hora de pasar por donde están merodeando. Algo de lo que nos daremos cuenta rápidamente ya que la imagen del escenario al pasar por sus zonas se refleja con un aspecto blanquecino y se escuchan los ruidos que emiten para poder detectar nuestra presencia. ¿Se pueden derrotar? Pues sí, pero no en un primer momento, por tanto, solamente podremos “salir por patas” cuando nos los encontremos si queremos cruzar de un lado a otro del escenario en busca de la salida o nuevas zonas que explorar.

Esta principal novedad aporta un toque de tensión al jugador, ya que son enemigos incansables y con un gran nivel de astucia para descubrir nuestra posición con un escáner de visión que llevan incorporado o con el ruido que hacemos con nuestros saltos a las plataformas por las que nos vamos moviendo.  Estos sonidos los atraerán hacia nosotros por lo que deberemos de ir con sumo cuidado. Eso sí, si nos cazan tendremos una breve oportunidad de bloquearlos con el botón de bloqueo en un determinado momento, algo muy complicado de realizar, y sobre todo, de repetir en varias ocasiones si ya has podido realizar un bloqueo previamente. Por suerte, en caso de muerte, el juego te lleva hasta la puerta de entrada de la zona E.M.M.I., por lo que en breves segundos estaremos de nuevo intentando pasar desapercibido de las garras del robot.

Es imprescindible decir que, sí o sí, hay que pasar por estas zonas, por lo que solo es cuestión de afrontar la situación con las habilidades de las que dispongamos y que gracias a la velocidad de Samus Aran y nuestros reflejos podremos salir airosos y sentirnos seguros cuando salgamos de la zona E.M.M.I.

De todo el juego, estos son los momentos que más me han gustado, por el agobio que generan estas situaciones, por la sensación de estrés que causan y porque son los momentos más divertidos y placenteros junto con algunos jefes finales que es capaz de ofrecer este Metroid Dread.

«El mapa de las distintas zonas es gigantesco y al principio es fácil perderse»

En esta ocasión hay bastantes enemigos “finales” con los que nos las tendremos que ver, a veces, menos esperadas y que sorprenden jugablemente. Aunque como punto negativo, debo decir,  que se repiten algunos enemigos con cierta frecuencia e incluso el estudio llega a utilizar el manido recurso de mezclar ciertos “enemigos finales” a la vez en los momentos finales de la aventura, por lo que se echa de menos algún que otro enemigo diferente.

En cualquier caso, son momentos bastante disfrutables que aportan momentos de luchas espectaculares y de reflejos a la hora de combatir bien y poder derrotar a los enemigos. Algo que, además, conlleva una buena práctica y gestión dado que tendremos que aprovechar esas recuperaciones de salud que tanta falta nos harán en los combates más intensos y también de la recuperación de misiles que nos van dando los enemigos que derrotamos. Y todo ello se disfruta, gracias a un sistema de control realmente fluido y que es una delicia manejar a nuestro personaje en este Metroid Dread.

Si bien, esa rapidez de nuestro personaje sienta de maravilla a la hora de combatir también le sienta bien a la hora de cambiar de zonas y de escenarios con una rapidez que sorprende, e incluso ha habido veces que queriendo llegar a una zona me he pasado y he tenido que volver sobre mis pasos de nuevo para llegar a ese escenario que quería explorar. Es una auténtica maravilla en la que por momentos te planteas si realmente tenemos activado algún modo turno para que vaya más rápido Samus.

Armas y escenarios para todos los gustos y colores

Antes comentamos rápidamente, algunas de las distintas armas que tendremos a disposición de Samus, y que, como en cada Metroid son muchas y variadas las habilidades que Samus puede utilizar, y en esta ocasión no ha sido diferente. Tenemos a disposición los elementos principales con los que suele contar cada aventura de Metroid pero todo se vuelve más complejo y elaborado conforme vamos adquiriendo nuevas mejoras para cada una de esas habilidades.

Podremos disparar potentes ráfagas con el rayo cargado o mejorar el disparo principal para que sea más potente. Mejoraremos los misiles en varias fases e incluso el traje pudiendo utilizar un camuflaje espectral, ideal para pasar desapercibido de los E.M.M.I. por un breve momento, ya que al igual que otras habilidades que podremos utilizar irá desgastando nuestra barra de Aeion que se irá recargando poco a poco. También, no faltaran las habilidades de la Morfosfera para pasar por lugares reducidos o poner bombas, y otras habilidades como la Aceleración o el Ataque Espiral entre otras tantas que deberás descubrir por ti mismo.

«Conforme vayamos avanzando en la aventura, iremos desbloqueando nuevos accesos por donde poder explorar»

En cuanto los escenarios, Metroid Dread nos deja los diseños mejor llevados en un videojuego en 2D que se puede ver hasta la fecha. La conexión de todos los escenarios, su backtraking, el tan utilizado dicho de “retroceder para poder avanzar” aquí es toda una realidad.  Todo está realizado de una manera sublime y digna de elogio, y que, además nos deja auténticas obras de arte dentro de cada escenario que harán que nos paremos de vez en cuando tan solo para contemplar el paisaje de fondo que nos muestra en algunos escenarios con recreaciones marinas espectaculares o luchas de robot en otros. Una pena que en la mayoría de los escenarios pasemos con tanta rapidez que haga que nos perdamos buenos detalles de estos en ciertas ocasiones.

Las 2D le sientan a Metroid Dread como un guante, con colores vivos que aportan una variedad a cada escena que vemos en pantalla muy vistosa. Lo mismo pasa con los enemigos que nos encontraremos en los diferentes escenarios con un buen diseño acorde a las zonas que estamos explorando y con una buena variedad, algo que se agradece dado que pasaremos muchísimas veces por las mismas zonas.

El punto negativo se los lleva al manido sistema de avance por determinadas zonas y que hemos visto en multitud de ocasiones, como son esas zonas de hielo o de lava que tendremos que pasar cuando tengamos las habilidades del traje adecuadas para ello. Algo que no empeña el conjunto del juego, pero sí que parece que falta algo más de creatividad en ciertas zonas que ya hemos podido ver muy similares en otras entregas de la saga.

En cuanto al apartado técnico de este Metroid Dread, poco se le puede achacar. Es simplemente impresionante sumergirte por los diferentes escenarios y disfrutar de cada paisaje que te va dejando la obra de Mercury Steam y todo ello con una fluidez exquisita. El juego de Nintendo Switch en modo portátil lo podremos disfrutar a una tasa de 60fps estables y a una resolución de 720p y en modo sobremesa a una resolución de 900p y también a 60fps estables.

«Metroid Dread no cuenta con una gran cantidad de escenas cinemáticas, pero las que hay son de gran calidad»

El sonido de Metroid Dread al igual que ocurre con su apartado técnico, cumple con creces llevando la BSO a los niveles más altos de la franquicia. Las zonas de E.M.M.I. están recreadas a un buen nivel sonoro y nos llega traducido y doblado a nuestro idioma, aunque con escasas conversaciones con nuestro ordenador de la nave A.D.A.M. y otras pocas con alguna escena cinemática.

Metroid Dread es posiblemente la obra más redonda del estudio Mercury Steam, donde ha sabido dar con la tecla y combinar lo mejor de la saga Metroid con una jugabilidad y un diseño de escenarios que es de lo mejor que se puede ver hoy en día. Toda esa interconexión de escenarios, el movimiento de Samus, la incorporación de los E.M.M.I., esa sensación de agobio y terror, en ocasiones, los jefes finales, la exploración… Todo está tan logrado en esta nueva entrega que cuesta no recomendar uno de los mejores (sino el mejor) Metroid que ha salido hasta la fecha.

Puntos Positivos:

+ La sensación de agobio que producen los robots E.M.M.I.

+ La conexión y diseños de los escenarios

+ El movimiento de Samus, más ágil y letal que nunca

 

Puntos Negativos:

– La historia queda en un segundo plano y no aporta mucho durante la aventura

– La repetición de algunos minijefes

 

                                                                Valoración: 9.2

José Manuel Montero Bornez
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. Amante de los juegos de terror y de los Survival Horror. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment