GOD OF WAR - Playtowin
1392
post-template-default,single,single-post,postid-1392,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

GOD OF WAR

Kratos regresa una vez saciada su sed de venganza por toda Grecia, y lo hace con una nueva aventura por los reinos nórdicos que no dejará indiferente a nadie. God of War llega con una nueva perspectiva in-game y con un acabado gráfico impresionante, que explota toda la potencia de PS4. Ahora Kratos no está solo y cuenta con la compañía de un aliado de lo más especial, su hijo Atreus. Te contamos lo que nos ha parecido este nuevo God of War.

“El acabado tanto gráfico como artístico de este God of War es impresionante”

El brutal trabajo de Cory Barlog y sobre todo de Santa Monica Studio es digno de admiración, apenas hemos tenido información sobre uno de los títulos más esperados de esta generación y las dudas no se hacían esperar de si, este nuevo God of War iba ser un buen juego o no, por el enorme secretismo con el que han llevado el desarrollo del videojuego y sobre todo por el cambio de ambientación y de la cámara in-game de la que hablaremos más adelante y de la que bebe la enorme jugabilidad que despliega este título.

Si te has preguntado lo mismo que yo, ¿es este Kratos el mismo personaje que conocimos en las anteriores entregas? La respuesta es clara, sí, pero con matices. Este God of War no es un reborn de la franquicia, sino una entrega más de la saga con un buen lavado de cara.

 

“Nos encontramos con un Kratos más maduro y envejecido que intenta olvidar su pasado”

Kratos lleva ahora una barba muy poblada y sigue embarnizado con las cenizas de su familia desde años atrás, pero ya no es aquel joven que ansiaba la venganza a toda costa y que quería acabar con la vida de todo Dios que lo engañó y que le arrebató lo que más quería, su mujer y su hija.

Ahora nos encontramos con un Kratos envejecido, mucho más calmado y pacífico (en ocasiones). Un Kratos que primero piensa con más calma y luego actúa con moderación, pues en esta ocasión tenemos la responsabilidad de llevar a nuestro hijo Atreus a la cumbre más alta para esparcir las cenizas de su madre, para cumplir el último deseo de esta. Atresus será nuestro acompañante durante toda la aventura, y del que iremos descubriendo mucho más de él, conforme vayamos avanzando y de la relación entre ambos, que parece no ser del todo buena.

 

 

 

Un nuevo mundo que explorar

Lejos queda ya, la andada mitología griega. En este nuevo God of War se nos abre un nuevo mundo diferente a lo visto, en esta ocasión, Midgard, Alfheim, Helheim, Jötunheim y otros dos más opcionales que desbloquear, todos ellos unidos a través del árbol del mundo, que nos servirá de acceso a las diferentes zonas. Pero será en Midgard donde desarrollaremos la mayor parte de la aventura principal, un mundo de hombres creados por dioses y todo lo que conlleva a su mitología nórdica, de la cual hace bastantes referencias y de la que aprenderemos al mismo ritmo que Kratos. Durante el viaje conoceremos a otros personajes secundarios bastante bien trabajados y con una gran personalidad propia como son, Mimir, Freya o los hermanos enanos Brok y Sindri, que nos sacarán alguna que otra sonrisa con sus disputas y que nos servirán para ir mejorando tanto el equipamiento como las armas en sus diferentes talleres.

“Se echa en falta más variedad de enemigos”

Otra gran novedad de esta nueva aventura de Kratos es, que ya no veremos a nuestro personaje desde arriba, ni con cámaras fijas como en sus juegos anteriores, sino que la cámara la tendremos sobre la espalda de Kratos, ofreciendo así, un nuevo punto de vista diferente y que genera una nueva jugabilidad al no ver todo lo que pasa a nuestro alrededor. Esta nueva vista de cámara nos obliga a estar alerta de lo que pasa a nuestra espalda y de darnos la vuelta para luchar con los enemigos constantemente. A esto se le suma nuestra arma principal, el “hacha Leviatan”, un arma al más puro estilo “martillo de Thor” con la que una vez lanzada podremos recuperar con tan solo pulsar el botón triángulo de nuestro pad, y que podremos utilizar tanto en cuerpo acuerpo como a distancia, midiendo a los enemigos y generando un sistema de combate mucho más estratégico a lo visto en entregas anteriores. Ciertamente, me sorprendió que Santa Monica Studios optara por este sistema mucho más calmado que el caos provocado por las espadas y su estructura Hack And Slash, y que, habiendo jugado a los anteriores juegos me costó iniciarme en este sistema más parecido a los juegos de From Software que a los de Santa Monica Studios. Pero una vez vas entrando en faena y probando una y otra vez diferentes técnicas de ataque, ataque cercano y cuerpo a cuerpo, ataque desde la distancia, las diferentes formas de terminar de golpear a un enemigo cuando recoges el hacha de nuevo en las manos de Kratos, sabes que no estás ante un juego normal y que la cantidad de opciones disponibles para acabar con los enemigos depende más de tu habilidad que de la brutalidad de los golpes de tu hacha Leviatan. Yo ciertamente, no me considero un gran aficionado a este tipo de lucha a lo Dark Souls, pero sí que admiro el gran trabajo que realizan con cada una de sus obras, y God of War bebe de ellos en su sistema de combate. Lo que puede parecer en un principio, un sistema simple de combate, donde R1 es el botón de golpe débil y R2 el golpe fuerte y el botón X de esquivar y ya está, se acaba convirtiendo para sorpresa de muchos, en un recital de golpes espectaculares que nada tiene que envidiar a los golpes encadenados de los God of War antiguos. Y creerme que hay muchísimos movimientos diferentes de Kratos para atacar, y que, conforme vayamos aprendiendo y mejorando los movimientos, seremos una auténtica máquina de matar. Esta nueva arma, el hacha Leviatan, podrá mejorarse, en los talleres de los hermanos enanos Brok y Sindri, llegándose a convertir con ciertos elementos y runas necesarias en un arma totalmente caótica y destructiva a gusto y exigencias del jugador, y dicho queda, no será la única arma del juego.

“Se podrá mejorar tanto las armas como las armaduras de Kratos y de Atreus”

El sistema de mejoras me ha resultado algo engorroso al principio, y se hubiera agradecido un sistema algo más sencillo e intuitivo, dada la estructura del juego, que no es un RPG al uso, pero al que te adaptas en cuanto le dedicas algo de tiempo. Podremos mejorar las piezas de la armadura, la cobertura de pecho, los guanteletes y la pancera, así como incrustar runas para incrementar o mejorar ciertas características especiales. Las habilidades básicas son mejoradas a través de la experiencia que vayamos obteniendo, ésta a cambio, las utilizaremos para nuevos movimientos.

Contamos con diferentes materiales que por su color indican la naturaleza de los materiales: común, poco común o legendarios entre otros, y con los que podremos mejorar nuestra hacha. Además, podremos incluirle unas runas que ayudarán a mejorar las características especiales y que podremos adaptarlas según nuestro estilo de juego, como suerte, vitalidad, defensa o fuerza, entre otras, y que dan una gran variedad de opciones.

Por si fuera poco, también contaremos con la barra de “furia espartana” de los juegos anteriores y que desata al Kratos más despiadado que hemos visto anteriormente con tan solo pulsar L3 y R3 simultáneamente, capaz de fulminar de varios puñetazos a un enemigo. Esta barra se irá incrementando a través de los diferentes cofres de hidromiel (por cada tres cofres un aumento) que recojamos y se irá rellenando conforme vayamos derrotando enemigos y sobre todo realizando ejecuciones finales al más puro estilo “DOOM” con pulsar R3. Al igual que ocurría con los títulos anterior de la saga, Kratos no regenera su vitalidad, sino que habrá que localizar urbes verdes para poder rellenar la salud, cosa que deberemos realizar con bastante frecuencia si queremos seguir adelante. Estas urbes las encontraremos por los escenarios o en los cuerpos caídos de los enemigos que derrotemos. También tendremos cofres para incrementar la vitalidad a través de unos sencillos puzles, al igual que ocurre con la hidromiel, y donde encontraremos una manzana de lounn, por cada tres manzanas incrementamos una parte de salud de manera definitiva.

“Los puzles de este nuevo God of War serán sencillos pero entretenidos”

Atreus, una combinación perfecta

Aunque mucho se le ha comparado a Atreus con Ellie de The Last of Us, poco tiene que ver en mi opinión, dado que tanto la personalidad como la puesta en escena es totalmente la cara y la cruz de la moneda. Atreus es un personaje decidido y sin miedo a equivocarse, que de vez en cuando debe ser frenado por Kratos para que no cometa alguna estupidez. En combate se muestra muy activo y ayuda muchísimo a Kratos ya sea por cuenta propia, o bien, por decisión nuestra, ya que pulsando el botón cuadrado mandaremos a Atreus a realizar un disparo con su arco. Un arco que puede ser mejorado, así como, las vestimentas de Atreus también. Todas estas mejoras, al igual que pasa con Kratos, aportan al “CHICO” nuevos elementos en combate, como, por ejemplo, que dispare más flechas o que pueda causar más daño con ellas, aparte de poder invocar poderes con ciertas mejoras, que prefiero que descubráis por vosotros mismos. Atreus será imprescindible para la resolución de ciertos puzles tanto en la campaña como en las actividades secundarias y es mucho más que una inteligencia aliada, pues nos muestra el lado más humano del dios de la guerra, Kratos.

Los Jefes Finales en tierras nórdicas

La campaña principal nos insta a disfrutarla entre 20 – 25 horas de juego, con otras 10 – 15 más si vamos a por el cien por cien del juego, y todo ello, en un plano secuencia donde no hay tiempos de carga, todo transcurre sin fondos de pantalla en negro. Eso sí, 20 horas en una dificultad “Quiero una experiencia equilibrada” (normal) de las cuatro disponibles. Las otras dos son, “Quiero una historia” (fácil) y “Quiero un desafío” (difícil). Aunque en los tres primeros niveles puede bajarse el nivel de dificultad en cualquier momento, en el cuarto y más difícil nivel “Quiero God of War” no será posible, así que, pensad antes de poner este último nivel de dificultad porque no podremos cambiarlo hasta completar la aventura y es un reto muy desafiante y bastante frustrante. Como ya ocurría en campañas de los juegos anteriores hay ciertos momentos de la aventura que tendremos que enfrentarnos con jefes finales de gran tamaño, y aquí no será una excepción. Batallas brutales donde la espectacularidad y el despliegue técnico del juego brilla en todo su esplendor. Aunque sé que es mucho pedir a un juego de estas dimensiones, he de decir que he echado de menos algunas batallas más de este calibre, ya que los enemigos de gran tamaño suelen repetirse, aunque si que requieren de mucha intensidad para poder superarlos, al final los patrones son siempre los mismos. Y algunos enemigos diferentes más tampoco le hubiera venido mal. Otra cosa, son las Valkirias que encontraremos en el extenso EndGame que nos propone este God of War, un auténtico reto. Para superarlas necesitaremos el mejor equipo posible y una muy buena habilidad a los mandos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un espectáculo audiovisual sublime

Como ya venimos comentando a lo largo del análisis es uno de los juegos que más aprovechan la tecnología de PS4, consiguiendo un acabo maravilloso que si puedes disfrutar en una televisión 4K resulta espectacular. La versión analizada ha sido con una PS4 Pro y ver como exprime la máquina es sin duda para aplaudir en elogios al estudio y al trabajo de Santa Monica Studios. En PS4 Pro tenemos la ventaja de poder elegir el modo de visualización con dos alternativas: Resolución de favor y el modo Rendimiento a favor. El primero mueve el juego a 30 fps y a 4K, y el segundo a 60 fps, no estables ya que oscila entre los 45 – 60 fps. En cualquiera de los casos hace un buen uso del HDR que se sienta fenomenal. Los diseños de los personajes están muy bien cuidados, sobre todo el detalle enfermizo hacia Kratos, que es capaz de cambiar su musculatura durante el combate. La soberbia dirección artística con los paisajes llenos de colores y de vida y unos enemigos y criaturas sensacionales que se adaptan perfectamente a la nueva mitología.

En cuanto al sonido, lo que nos tiene acostumbrados Sony, unos efectos espectaculares sobre todo en los combates y una banda sonora acorde según el momento y la acción en la que nos encontremos. El título viene doblado a nuestro idioma con un nivel de notable alto, tanto en protagonistas como en secundarios.

 

GOD OF WAR es un juego único, “eso a lo que tantos juegos aspiran y pocos alcanzan”, a la altura de las otras dos grandes producciones de Sony, Uncharted 4 y Horizon Zero Dawn. Lo tiene todo, un nuevo mundo fantástico que explorar donde perderse por sus maravillosos paisajes, un nuevo sistema de combate más pausado, técnico y mucho más estratégico con muchas opciones y también momentos de acción salvaje como en sus primeras entregas y de las cuales debe bastantes referencias que aparecen en esta nueva entrega, y una nueva historia narrativa más elaborada que seguro continuará en el futuro y que deja de entrever que lo mejor estará por llegar en futuras entregas.  God of War se abre paso con unos de los mejores juegos en lo que llevamos de año y pone el listón muy alto para los juegos que están por venir en 2018.

 

+ el hacha leviatán todo un acierto, que hace del combate más estratégico y técnico

+ espacios más abiertos en los diferentes escenarios con cantidad de cosas que explorar

+ misiones secundarias bastante variadas y trabajadas

+ Gráficamente y artísticamente es un juego impecable y la inclusión del plano secuencia es excelente

+ gran contenido EndGame para después de la campaña que amplía aún más la duración del título

+ la relación padre-hijo muy bien llevada durante toda la aventura

– los enemigos finales son bastante repetitivos y podría a ver sido más variados e incluir algunos más

– el menú de mejoras es algo complicado de entender y hay que dedicarle tiempo

–  más puzles y de mayor variedad no hubieran venido mal

 

 

                                      VALORACIÓN: 9.7

Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment