Death Stranding - Playtowin
2602
post-template-default,single,single-post,postid-2602,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Death Stranding

La llegada de la nueva obra de Hideo Kojima no ha dejado indiferente a nadie. Death Stranding es un videojuego inusual y un intento de evolución que tanto pedimos los jugadores en este mundo tan complejo de los videojuegos. ¿Consigue Kojima su propósito de inventar un nuevo género en la industria? Te cuento lo que nos ha parecido Death Stranding en nuestro análisis.

Las nuevas ideas siempre tienen un alto nivel de incertidumbre en el mundo de los videojuegos. No siempre se ve con buenos ojos la innovación y la creación de nuevos conceptos jugables en los videojuegos, y no siempre se recibe como le hubiera gustado al desarrollador de turno. Death Stranding es uno de esos casos que, o lo juegas y lo idolatras o lo intentas jugar y acaba en la estantería de los juegos de segunda mano. No hay término medio.

“Un mundo cambiantes y lleno de detalles”

La figura de su creador Hideo Kojima siempre ha sido conocida por ser un gran creador de buenas obras en su etapa en Konami, de eso no hay duda, y conocido, sobre todo, por la saga Metal Gear Solid a la que tantos años de su vida le ha dedicado. Tras su salida del estudio japonés, y ya con su propia compañía, Kojima Productions, inició un nuevo proyecto en el que ha estado inmerso estos tres últimos años y del que poco se ha dado a conocer hasta pocos meses antes de su lanzamiento. Death Stranding ha sido, según sus palabras su obra más ambiciosa hasta la fecha, un juego diferente en el que el creativo ha tenido total libertad a la hora de desarrollar y exponer su visión, ya no solo como desarrollador de videojuegos, sino como gran amante del cine y contador de grandes historias, y aquí, lo deja patente desde el primer momento.

“Tendremos que realizar diferentes tipos de carga, cada una con sus características propias a la hora de transportarla”

Un mundo que conectar

Esta frase, es una de las que más hemos estado escuchando desde hace ya un tiempo a la hora de definir de “qué va el videojuego”. Para ponernos en situación, somos Sam Porter Bridges, un repartidor de paquetes o mercancías en un mundo en decadencia donde todo está destruido debido a un suceso llamado Death Stranding que provoca unas explosiones que arrasan todo a su paso, y que debido a esto se han creado pequeñas instalaciones o ciudades donde reside la población. Junto a esto, nos encontramos con el “Declive”, un fenómeno en forma de lluvia que va deteriorando todo lo que toca. Nuestra función será la de repartir las mercancías que nos encomiendan en cada lugar a la vez que vamos uniendo todos y cada uno de estos lugares de costa este a costa oeste de los Estados Unidos. No voy a entrar en más detalles para no caer en spoilers, pero lo que sí te contaré es que Death Stranding tiene una de las historias narrativas más elaboradas y que más me han gustado de los últimos años, donde pueden verse muchos temas de gran importancia e interés, tales como la vida o la muerte, y que dan que pensar en nuestra vida real.

Conforme vayamos avanzando en los acontecimientos de la historia iremos conociendo a nuevos personajes que nos ofrecerán misiones secundarias, cada uno con diferentes inquietudes y con su historia y trasfondo detrás, una pena que tanto estas historias como algunos acontecimientos de la trama principal se nos cuenten en forma de “correos electrónicos” y a través de unas “entrevistas” que podremos visualizar desde el menú en cualquier momento, y que, creo le hubiera sentado mejor si se hubieran contado en forma mensaje de radio mientras vamos cumpliendo otras misiones. Digamos que, se hubieran hecho algo más ameno.

“Conforme vayamos avanzando tendremos a disposición nuevas formas de transporte”

Una de las cualidades de Death Stranding es que, cada entrega y cada reparto que hacemos es una experiencia diferente, algo que a simple vista puede resultar sencillo, ir de un punto a otro del mapeado con el único objetivo de entregar la carga a la persona asignada. Pero lejos de eso, es ese recorrido el que hacemos nosotros mismos, es lo que hace diferente a Death Stranding a todo lo demás que has podido ver o vivir en un videojuego. La orografía, las inclemencias meteorológicas, el cansancio de nuestro protagonista por llevar la carga, unos enemigos llamados “mulas” que nos pueden acechar en cualquier momento y, sobre todo, los EV, que podemos encontrarnos en nuestro camino, entre otros, serán los elementos que nos dificulten enormemente la entrega de la carga en nuestro destino.

Cada viaje es una experiencia diferente

En Death Stranding elementos como la lluvia ejercen una gran influencia sobre la carga, ya que al entrar en contacto con nuestra mercancía provoca un deterioro que puede dejar esa carga inservible para su entrega, y no solo con nuestra carga sino con cualquier elemento que toque la lluvia, así como por ejemplo, las estructuras que vamos construyendo a lo largo de nuestro viaje ya sea una construcción nuestra o de otro jugador. Porque como ya dijo Kojima en su día el componente online queda reflejado de una manera muy particular, donde la colaboración entre jugadores a través de sus partidas a la hora de construir estructuras como puentes o carreteras, torres para escanear el terreno, refugios, generadores o dejar cargas y elementos en los lugares que otros jugadores podrán utilizar en su partida. Un elemento de cooperación realmente fascinante que tiene su recompensa a modo de “like” o “me gusta” que nos irán dejando los diferentes jugadores.

“La creación de estructuras por parte de la comunidad será clave para avanzar de forma más rápida a los destinos”

Como hemos comentado antes, no solo el elemento del clima, como la lluvia, supone un reto para llevar la carga de manera correcta hacia nuestro objetivo, sino que nos encontraremos en estas zonas de declive e intensa lluvia los llamados EV. Los “Entes Varados” son entidades que están a medio camino de la vida y la muerte y que como su nombre indica están varados. Sam tiene el don de sentir la presencia de estos EV y tendremos que estar muy atentos a su posición y pasar desapercibidos para evitar el contacto con estos enemigos, ya que, si entremos en contacto con ellos tendremos dos únicas opciones, o correr mientras nos sacudimos a estos entes de encima o quedar atrapados, lo que nos lleva a una lucha con una especie de jefe final que tendremos que derrotar o dejar atrás, si morimos, cosa que no sucederá muy a menudo debido a la poca dificultad del juego, no significa un Game Over, sino que, podremos revivir a través de un sistema muy sencillo para repatriarnos de nuevo al mundo de los vivos. Un sistema muy original, que tal vez podría haberse implementado de manera algo más compleja pero que resulta a fin de cuentas muy innovador. En cualquier caso, esto nos obliga a ir con sumo cuidado y salir airosos cuando la situación se pone tensa en ciertos lugares. También nos cruzaremos por ciertos territorios donde campan a sus anchas los llamados “mulas” que habrá de varios tipos unos más peligrosos que otros, ya que algunos solo buscarán quitarnos a toda costa la carga que llevamos, y otros incluso querrán acabar con nuestra vida.  Son en estas fases donde encontramos la escasa acción que nos depara Death Stranding, unas fases algo flojas comparadas con momentos de acción vividos en otras obras de su director, pero todo tiene su porqué.

Kojima nos ha insistido mucho en diferentes entrevistas concedidas de la importancia de la muerte en este juego, es decir, si matamos a alguien tiene su consecuencia, por lo que deberemos evitarla a toda costa, siempre que sea posible, y es así como más se disfruta del juego. Se nota enormemente el paso de la saga Metal Gear por parte de su creador ya que el sigilo en este juego bebe mucho de la saga de Konami, y es parte también fundamental de Death Stranding.

Conforme vamos avanzando en la aventura el juego nos va facilitando nuevo equipo para transportar más fácilmente la carga y llegar a nuestro objetivo, pasando por diferentes exoesqueletos, trasportes flotantes, motos y otros vehículos, teniendo en cuenta que cada vez vamos trasportando cargas más pesadas, cargas más delicadas y a la vez, con objetivos más alejados. También tendremos que tener especial cuidado en la fabricación de los diferentes objetos ya que no siempre podremos llevar toda la carga que queramos y deberemos elegir sabiamente antes de partir, y encontrar un equilibrio entre el equipo que necesitamos y nos puede hacer falta en nuestro camino, y la carga imprescindible que llevamos para completar ese objetivo. Podremos fabricar escaleras, diferentes armas ya sean letales como no letales, vehículos, botas para caminar, exoesqueletos y otras tantas más cosas con el uso de los “cristates quirales”, elemento fundamental que iremos encontrando en el terreno para construir los diferentes objetos.

“Durante las diferentes zonas que vamos visitando conoceremos nuevos personajes que nos darán nuevas misiones”

Al andar se hace el camino

En Death Stranding tendremos que estar muy atentos al desgaste de las botas o de energía de Sam, ya que las grandes caminatas con la carga provoca que nuestro protagonista pierda mucha energía y debamos darle de beber, así como de comer cuando suframos pérdida de sangre, descansar e incluso de orinar cuando la situación lo requiera. Death Stranding es un juego que te sorprende por la cantidad de detalles que vamos descubriendo a cada paso en la aventura, y la cantidad de posibilidades que te va ofreciendo el videojuego para que con las herramientas que te ofrece seas tú el que decida como hacer esa entrega. Es un videojuego en el que nunca dejas de aprender nuevas mecánicas y formas de recorrer el terreno, y como siempre es lógico en Kojima hay nuevos consejos que van apareciendo, y que puedes leer accediendo al menú de pausa en prácticamente toda la aventura.

Uno de los elementos que más nos ha sorprendido sin duda, ha sido la orografía y como Sam se va adaptando a ella a medida que vamos caminando, pues Sam se enfrenta a las diferentes dificultades del terreno según se vea en la situación y también de la carga que tengamos asignada en las diferentes partes del cuerpo. Por poner un ejemplo, si tenemos la carga bien distribuida por todo el cuerpo es muy probable que Sam pueda caminar mejor que si tenemos ciertas zonas del cuerpo con mucha carga. Pero no te preocupes porque el mismo juego te deja la opción de asignar automáticamente la carga, opción más que recomendable hacerla a menudo. También notaremos cuando Sam suba alguna pendiente o descendamos algún sistema montañoso, notaremos como se mueve con extrema dificultad en zonas nevadas o al cruzar por un río, o cuando atravesamos una ventisca, por lo que tendremos que hacer un buen uso de nuestra herramienta “Odradek”, sino queremos acabar con toda la carga en el suelo o en el fondo de un río. Esta herramienta nos servirá para detectar las zonas del terreno más peligrosas a través de una serie de colores que identificaremos cada uno con un grado de peligrosidad. El Odradek es parte fundamental de nuestro equipamiento desde casi el inicio de la aventura, y no es más que un escáner unido al elemento más importante de la aventura y del que todavía no hemos hablado, el “BB”. El llamado Bridge Baby, o simplemente BB, un bebé metido en un vientre artificial que llevamos conectado mediante un cordón umbilical, y que lo llevaremos alojado debajo de nuestro pecho, y nos ayudará a detectar a los EV que nos encontraremos en bastantes ocasiones. Este BB tendremos que cuidarlo cuando la situación lo requiera, ya que, si lo golpeamos con alguna estructura del terreno o lo metemos bajo el agua, por citar algunos ejemplos, llorará y deberemos de calmarlo para no llamar la atención de los enemigos.

“Deberemos de tener especial cuidado en ciertas zonas donde residen las llamadas mulas, que harán todo lo posible por quitarnos nuestra carga”

Queda claro que la jugabilidad en Death Stranding es uno de los aspectos más significativos e importantes del juego. Se ha trabajado realmente bien en el sistema de físicas tanto de los vehículos como, sobre todo, del protagonista Sam. Apreciaremos la dificultad de cargar el peso en la espalda o al subir una pendiente, o como Sam esquiva ciertos obstáculos como piedras en el camino.

Todo el motor gráfico ha sido creado con el motor Décima, de Guerrilla Games, por lo que el apartado técnico brilla en todo momento de manera excelente, y todo lo que podemos ver en pantalla luce de maravilla, tanto los distintos terrenos, rocas, ríos, hierba o los cambios climáticos que podemos apreciar con todo lujo de detalles. Mención a parte merece el detalle de las caras y rasgos faciales de los personajes principales y secundarios y así como, las animaciones de cada uno de ellos. Resulta increíble ver la cantidad de animaciones del BB y lo bien hechas que están, representando los estados de ánimo en los que se encuentra en todo momento. El elenco de personajes de la obra es conocido por todos en el mundo del cine. Rostros como Norman Reedus, Mads Mikkelsen, Margaret Qualley, Troy Baker o Guillermo del Toro entre otros, serán los protagonistas de la historia, desempeñando un papel de interpretación digno de una de las mejores películas de cine.

“El acabado técnico de Death Stranding es algo excepcional, digno de las mejores peliculas”

En el apartado sonoro rinde de igual manera, y es una auténtica maravilla el trabajo que se ha realizado en las voces, con un doblaje a nuestro idioma de una factura impecable. La banda sonora y toda la música en general hacen de la sensación de estar ante algo muy grande desde su inicio, dejándonos algunas piezas sensibles, melancólicas y emocionantes muy acordes en los momentos de la aventura en los que la soledad nos puede abrumar, y nos va a tocar la “fibra sensible” en más de una ocasión con temas licenciados de Silent Poets, Churvches o LowRoar que le sientan como un guante a la obra.

Death Stranding es un juego que no pretende gustar a todo el mundo, y eso lo sabe el propio Hideo Kojima, que ha creado una obra a su gusto y semejanza, tal vez, la obra que estuvo gestando en su última etapa en la compañía de Konami, y que por diversas razones no pudo ver la luz. Death Stranding es un juego sorprendente, original en su planteamiento y valiente en su propuesta que nos atrapará con su increíble historia las casi cincuenta horas que puede dar de sí el videojuego, pero que en su contra cuenta con un ritmo bastante pausado y con ciertos momentos de acción que no están a la altura del resto de la obra. Un juego imprescindible para los que disfrutan de las buenas historias y, sobre todo, de los buenos videojuegos. [9.5]

 

Lo mejor:

  • Cada entrega es diferente, motivadora y un desafío
  • La historia una de las mejores vividas en un videojuego
  • El acabado técnico es de lo mejor de esta generación de consolas
  • Un juego muy largo y con el que vas aprendiendo a cada paso que das
  • La banda sonora es simplemente espectacular

Lo peor:

  • Los jefes finales y los momentos de acción están algo limitados
  • Las misiones secundarias algo flojas
Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment