Análisis Stray. Me ha parecido ver a un lindo gatito - Playtowin
6663
post-template-default,single,single-post,postid-6663,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-3202
Análisis Stray. Me ha parecido ver a un lindo gatito

Análisis Stray. Me ha parecido ver a un lindo gatito

Stray o la aventura del gatito ha sido una de las que se ha hablado últimamente en el sector de los videojuegos, una aventura desarrollada por Blue Twelve Studio y que me ha resultado una obra muy reconfortante, original y muy disfrutable. Análisis Stray.

Se veía venir desde que el videojuego salió a la luz con su primer tráiler. Una obra diferente. Como todo lo que suele editar Annapurna Interactive. Juegos como Neo White, Twelve Minutes o What Remains of Edith Finch son buenos ejemplos de ello. Por eso, estábamos seguros de que Stray sería, cuanto menos, una obra conmovedora y diferente a otras propuestas que podemos ver en el mundo del videojuego.

 

Un mundo sin humanos

La historia de Stray nos lleva a que somos un gatito que por circunstancias del destino caemos cuando se rompe una tubería por la cual caminábamos con nuestra familia gatuna. La caída supone que nos separamos del resto de la familia y acabamos aterrizando en una ciudad, desolada y en completa decadencia por la falta de humanos que han sido extinguidos.

A partir de aquí, empieza nuestro vieja en busca de un único objetivo, llegar de nuevo al exterior para volver a ver a nuestra familia.

Stray es un juego de fáciles mecánicas donde en las 5 – 6 horas de juego que te pueden llevar completar la aventura no veras muchos obstáculos, ni rompecabezas que te lleven horas resolver. Stray es un juego sencillo y guiado. Donde únicamente te perderás en busca de alguna misión secundaria o solo por simplemente contemplar el apartado artístico de la obra de Blue Twelve Studio que es verdadero arte.

«El estudio ha cuidado mucho cada detalle y animación para sentirnos como un auténtico gato»

En esta aventura con perspectiva en tercera persona tendremos que resolver pequeños puzles como encontrar alguna contraseña para abrir una puerta o encontrar algunos objetos para sacar alguna clave que nos permita avanzar en nuestra investigación. Para ello, contaremos con la estimable ayuda de nuestro robot B-12, que nos acompañara desde casi el comienzo de la aventura. Un pequeño robot que se nos situará en nuestra espalda gatuna y que nos ayudará a traducir conversaciones con otros habitantes robots, los carteles de las calles o pintadas en las paredes que encontramos en un lenguaje inventado, y también, nos ayudará a poder leer todos los documentos, notas y recuerdos que iremos encontrando por el camino. B-12 será un personaje muy importante para entender el trasfondo que nos deja la aventura y el porqué de la no existencia del ser humano en esta etapa de la vida. ¿Qué ha pasado con ellos? ¿Por qué solo existen los robots en esta ciudad? Son preguntas que iremos respondiendo conforme vayamos avanzando en esta interesante y original viaje de Stray.

Stray no es un walking simulator de un gato

Debemos tener claro que Stray no es una aventura para ver solo los bonitos paisajes ni luces de neón en las calles derruidas de una ciudad olvidada. Es mucho más. Stray nos permite caminar, jugar correr, saltar y arañar una alfombra como si de un gato real se tratara, es un aspecto que el estudio ha tratado con mucho mimo de manera excelente, tanto que si eres un amante de los felinos verás como los movimientos que realiza nuestro protagonista son tan realistas que parecen sacados de un documental.  Sentirás lo que se siente siendo un felino, lo que nos servirá para subir ágilmente a lugares altos como tejados o entrar por lugares estrechos como ventanas para poder acceder a lugares interiores que debamos explorar.

«La historia nos llevará en busca de nuestra familia gatuna»

Esta agilidad felina también nos permitirá poder esquivar y pasar con sigilo en ciertas zonas y dejar atrás a los pequeños enemigos que nos vamos a encontrar en esta aventura. Unos enemigos que parecen sacados de Half-Life, ya que resultan extrañamente parecidos a los cangrejos que nos asaltaban en aquel gran videojuego de Valve. Si estos enemigos nos atrapan moriremos a los pocos segundos, aunque tendremos la oportunidad de sacudirnos pulsando un botón para poder salir corriendo de nuevo y dejarlos atrás.

Esta no es la única manera de poder escapar de ellos, ya que conforme avanzamos en la aventura podremos recoger una linterna con la que iluminaremos zonas oscuras y que se mejorará con una luz violeta con la que podremos hacer frente a estos enemigos y eliminarlos de manera que explotarán a los pocos segundos, aunque debemos seguir esquivando y siendo rápidos ya que nos rodearan rápidamente y acabaran con nosotros en un instante. Estos son los momentos de más acción que Stray nos ofrece, pero no esperéis que sea un constante, ya que no habrá muchas ocasiones en la que nos expongamos excesivamente a tanto peligro.

«El aspecto de cada robot es único y tendrán su propia personalidad»

Stray es un juego, más bien, relajado en el que explorar los rincones de la ciudad y recorrer sus distintas calles, observar sus tiendas y los distintos habitantes robotizados será la mejor experiencia que te pueda dar el título.  Los barrios empobrecidos, las pintadas en las paredes, las luces parpadeando o las escaleras de hormigón media destruidas son el reflejo de una sociedad en la que la humanidad no está presente en ella, y nos hace preguntarnos, si, ¿somos los humanos tan necesarios?

Gráficamente Stray es un juego vistoso y muy trabajado con detalles como las huellas que deja nuestro protagonista felino cuando pasa por un charco de pintura o todas esas luces que medio iluminan una calle por la que no pasaríamos en plena madrugada solos, pero que te dejan boquiabierto por su belleza y realismo a la vez. Los detalles tanto de las casas como de los propios habitantes robóticos están muy bien trabajados. Cada cual con su vestimenta y estilo propio al igual que hacemos los propios humanos. Solamente empañado con algún pequeño bug con el cual he tenido que reiniciar la partida desde el último guardado o algunas pequeñas texturas que no llegan a formarse bien u otras que podemos atravesar con el gato sin apenas notar que hay algo que debería impedir que eso sucediera. Son pequeños problemas que se irán solucionando con algunos parches que ya están poniendo en marcha el estudio.

«Estos pequeños enemigos son muy rápidos, no te confies»

El sonido a pesar de tener un protagonista “mudo” en palabras se termina representando muy bien a través de nuestro pequeño robot y las conversaciones que mantenemos con el resto de los habitantes. La música ambiental está muy lograda y acorde a lo que estamos viendo en pantalla con algunos momentos épicos, otros de tensión y otros simplemente de disfrutar la música que ponemos en una máquina de bar.

Stray es una aventura vistosa, amable y diferente a lo que podemos ver en los títulos de estos últimos meses. Stray nos muestra como moverse, explorar y jugar y ser sigiloso de la mano de un gato. Un título que muestra su aspecto más entrañable, pero también su otra cara, la de una ciudad decadente llena de lugares que explorar y resolver sus pequeños, pero ingeniosos puzles y con una historia que sin llegar a ser algo excepcional te atrapará. Una propuesta muy recomendable para darle una oportunidad.

 

Puntos Positivos:

+ La ambientación futurista y a la vez de una ciudad decadente

+ Correr, saltar, afilarnos las uñas… En definitiva, sentirnos como un verdadero gato

+ Es un juego que te atrapa de principio a fin

+ Los puzles, la exploración y el sigilo están muy bien llevados

 

Puntos Negativos:

-Algunos errores puntuales con la carga de algunas texturas

– La historia te deja con ganas de más

 

                                                                    Valoración: 8

Guillermo Rider
guillermorideralises@gmail.com

Nací con una Nes bajo el brazo. Historiador de profesión y amante de los videojuegos.

No Comments

Post A Comment