Análisis de Song of Horror: Nadie escapa de la Presencia - Playtowin
3431
post-template-default,single,single-post,postid-3431,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default
Análisis de Song of Horror: Nadie escapa de la Presencia

Análisis de Song of Horror: Nadie escapa de la Presencia

Song of Horror nos lleva al terror de los años 90 con sus cámaras clásicas

Son cada vez más las propuestas de terror que se suman a las mecánicas clásicas que tanto nos gustaron por finales de los noventa. Juegos como Alone in the Dark, Resident Evil o Silent Hill son a día de hoy los grandes títulos donde mirarse a la hora de desarrollar una buena propuesta de terror. Este es el caso de Song of Horror, un videojuego creado por el estudio madrileño de Protocol Games que nos lleva a esa esencia del terror de antaño pero con una personalidad propia que lo hace muy recomendable.

Seis años y dos kickstarter fallidos ha sido lo que ha llevado a este pequeño estudio madrileño a desarrollar esta obra impregnada del género de terror clásico. Un estudio que básicamente empezó formado por dos personas y a la que se ha ido sumando algunas más por el camino para hacer un sueño posible, el de desarrollar un videojuego de terror.

Una aventura muy clásica

Los videojuegos de terror, a veces, también nos sorprenden con buenas historias y no se quedan en los simples clichés de mansiones encantadas o catástrofes causadas por un virus, sino que hay de sobra argumentos originales para dar vida a una buena historia narrativa en el género de los Survival Horror, y Song of Horror  es de esos videojuegos en los que se nos motiva desde su inicio para prestar la suficiente atención en la historia que se nos cuenta hasta llegar a su desenlace.

“Las cinemáticas tienen un cierto aspecto entre antiguo y tipo cómic bastante original”

Todo comienza cuando, Daniel Noyer, un trabajador de una editorial recibe una llamada un viernes por la tarde cuando acababa de llegar a casa, para recoger un manuscrito en casa del escritor Sebastian P. Husher. Tras quejarnos como es debido, nos dirigimos hacia la mansión del escritor en la que nos encontramos la puerta abierta y a nadie dentro. A partir de aquí, y tras husmear por sus rincones descubriremos extraños sucesos que van aconteciendo, y poco a poco iremos entonando el argumento y las consecuencias generadas por una melodía que hay en una caja de música que hace enloquecer a todo aquel que la escucha, y como no, Daniel, nuestro protagonista, ha sido uno de ellos.

Tras este pequeño prólogo, y dejando atrás el argumento del que no desgranaré nada más, comenzamos de nuevo con uno de los cuatro personajes que tendremos a disposición, y a los que se irán sumando más a lo largo de los cinco capítulos del juego, cada uno con unas cualidades o características como la fuerza, velocidad, serenidad y sigilo, que nos servirán para solventar ciertos QTE con mayores o menores problemas. Contaremos, también, con algunos elementos activos como puede ser llevar una linterna, velas, un mechero para iluminar los diferentes escenarios, y otros elementos pasivos como pueden ser un inhalador, un blog de notas, entre otros objetos personales. Estos permiten que, con la interacción de un objeto según qué personaje, nos dé alguna información que puede ser más relevante que otra. Lo que sí tienen en común será el sistema de muerte permanente, es decir, si alguien muere en el capítulo no podremos recuperarlo, a no ser que reiniciemos el episodio de nuevo, aunque gracias a una actualización de hace unos pocos días se ha cambiado la dificultad pudiendo elegir ahora tres dificultades. Tenemos la recomendada con la muerte permanente llamada Edgar Allan Poe, tenemos la llamada M.R. James que tiene muerte permanente pero con los enemigos “más sencillos” y tenemos otra llamada E.T.A. Hoffmann que elimina por completo la muerte permanente y con los enemigos más sencillos.

“En la selección de personajes tendremos una breve descripción del mismo con sus características activas y pasivas”

Cuando uno de nuestros personajes muere, deja todas sus cosas en el suelo en una especie de mochila y debemos recogerlas con el siguiente personaje que seleccionamos, como si de un juego roguelike se tratara. Con esta premisa de muerte permanente el estudio Protocol Games nos lleva por cinco capítulos, más el prólogo y un epílogo, cada uno con un escenario diferente y que, el propio estudio define como un homenaje a los diferentes juegos que han marcado una época. Así pues, visitaremos una mansión, una tienda de antigüedades, una biblioteca, la Abadía de Santa Cecillia o un hospital psiquiátrico. En estos escenarios nos podemos encontrar claras referencias constantes a juegos como Alone in the Dark, a los diferentes episodios de Silent Hill, al videojuego de Amenesia The Dark Descent, a Project Zero, Resident Evil y otros más, películas como The Ring o Darkness, y autores como Lovecraft. Como novedad, a parte del escenario, en cada episodio se van añadiendo nuevos personajes jugables. La elección de algunos de los personajes dependerá de si han sobrevivido en un capítulo anterior donde aparecían o no.

“Esta forma de eliminar al enemigo es un claro homenaje a Project Zero”

Nadie escapa de la norma causa y efecto

En Song of Horror toda decisión tiene su consecuencia. Durante la aventura nos vamos encontrando distintas situaciones de tensión, junto con otros momentos de resolución de puzles que nos recordarán en más de una ocasión a los vistos en Resident Evil, juego del cual, además toma muchas referencias como la vista y control del personaje, y de la cual más adelante hablaremos. Song of Horror basa su sistema de tensión en pequeños minijuegos basados en QTE que deberemos de resolver para evitar que “la Presencia” a la que denominaremos a ese mal que nos persigue, nos arrastre hasta el sueño de los justos, y que irá cambiando según el momento y el capítulo en el que nos encontremos, ya que se irán añadiendo nuevos retos jugables en los siguientes capítulos manteniendo además, los retos de capítulos anteriores. Así, nos encontramos algunos como los de cerrar una puerta que la Presencia intenta abrir en un momento determinado, escondernos rápidamente debajo de una mesa o de un armario, para mantener la calma, perseguir a una sombra fantasmal con un espejo, evadir a un horrible ser ciego que nos aparece en escena y que se irá acercando a nosotros por el sonido de nuestra respiración, también nos encontraremos otros más sencillos, como moverse para no quedarnos congelados, entre otros minijuegos más, y que, algunos de ellos, a través de un pequeño sistema de pulsación de los gatillos del mando, debemos de resolver con éxito.

Por lo general, aunque a la larga puede resultar algo repetitivos, tienen variedad, y estos eventos generan bastante tensión cuando suceden, por lo que no podemos despistarnos si no queremos perder a nuestro personaje. Es en este tipo de situaciones donde Song of Horror, lo hace realmente bien a la hora de generar esa sensación de angustia y tensión en el jugador, no solo por el hecho de perder a un personaje, sino que ahora ese personaje, además, puede aparecer poseído por la Presencia en cualquier momento y parte del escenario, y cuando menos te lo esperas para darte un buen susto y como no para llevarse la vida del nuevo personaje. Estos eventos se generan de manera aleatoria por lo que deberemos de tener especial cuidado. Esto nos garantiza que no hay dos partidas iguales.

“La muerte acecha tras cada puerta, por lo que tendremos que asegurarnos que nada raro se esconde al otro lado”

Song of Horror juega de un modo excepcional con el jugador en todo momento, y con un sistema de eventos aleatorios que se basa en como juega el jugador, que elementos explora primero y que puzles resuelve para ponernos obstáculos en el camino. En Song of Horror, la exploración y la curiosidad puede costarnos la misma vida del personaje, por lo que muchas veces jugaremos al ensayo-error para no volvernos a equivocar. Por poner unos ejemplos, si entramos en un baño con una bañera llena de agua ennegrecida puedes meter la mano en busca de algún objeto de utilidad o puedes perder la vida por esa extraña Presencia que siempre nos puede acechar, o si vemos un objeto tapado con una sábana y nos da la opción de quitarla o aquella puerta que nos encontramos cerrada con una cuerda. El jugador es el que elige “Vivir o Morir”. Y es aquí, en este punto donde puede resultarnos algo frustrante el título, ya que algunas de las elecciones que debemos tomar resultan imprescindibles para conseguir un objeto y seguir avanzando.

Y digo esto, porque me he encontrado situaciones en las que, tras buscar un objeto para avanzar y recogerlo con un personaje, este ha sido víctima de la Presencia. Es decir, debes de hacer algunas elecciones con un personaje y no con otro, pero no lo sabes, y perder un personaje cuando estás haciendo algo que es imprescindible para avanzar, es algo frustrante, u otras situaciones, como la perder un personaje y que desde la distancia, y sin previo aviso, te elimine al personaje que llevas, son situaciones que pueden echar para atrás a más de uno, ya que perder todos los personajes, que no es cosa difícil en un episodio, te lleva al inicio del mismo, con lo que las dos horas o más que has jugado debes de repetirlas con sus puzles incluidos.

“La presencia puede adoptar distintas formas, algunas de ellas bastante desagradables y complicadas de eliminar”

La luz es tu mejor amiga, los puzles tu peor enemigo

Song of Horror no solo es tensión y sustos, sino que también cuenta con gran cantidad y variedad de puzles, algunos más sencillos donde deberemos de buscar alguna llave u objeto que utilizar, y otros donde deberemos buscar notas que nos ayuden como solucionarlo, mezclando ciertos ingredientes u objetos para dar con la solución. Algunos de ellos requieren de gran atención por parte del jugador para que no se nos escape ningún detalle, cosa que se agradece, pero sí, que algunos de ellos resultan bastante complejos a la hora de su resolución. No porque sean excesivamente difíciles, sino porque apenas tendremos información sobre qué debemos hacer o la forma de resolverlo. En este sentido, dar algunas pistas más, o dar algunas notas más claras hubieran ayudado que este tipo de situaciones no se conviertan en situaciones tediosas para algunos jugadores.

Durante todo el juego iremos encontrando diversas notas e información que nos irán ayudando no solo con los puzles, sino también, para entender un poco más la historia que nos va dejando este Song of Horror, por lo que es muy recomendable echar un vistazo por todos los rincones del escenario en busca de todos los documentos que hay.

“Deberemos de chequear cada rincón en busca de notas que nos ayuden a resolver los diferentes puzles”

La jugabilidad de Song of Horror nos recuerda desde el primer momento a aquellos primeros Resident Evil, con ese control “tanque” algo tosco y desagradable por momentos, que conseguirán desesperarnos en alguna que otra ocasión, pero que sirve de manera excelente para dar esa tensión tan necesaria de saber qué es lo que nos depara detrás de cada esquina. Otro elemento diferenciador y muy importante de este juego, y del cual todavía no hemos hablado, es de la manera que tenemos de abrir las puertas de los escenarios y distintas ubicaciones, ya que se nos permite escuchar lo que hay detrás de cada puerta. En esta parte, el silencio es nuestro mejor aliado pues si oímos algún ruido extraño quiere decir que nada bueno nos espera al otro lado. En cualquier momento también podremos hacer uso del mapa pulsando el botón L3, cosa que haremos bastante a menudo, ya que es fácil perderse por las diferentes estancias de cada zona. Además, el mapa se va señalando ciertos elementos que nos serán de ayuda como puzles que resolver, puertas cerradas o lugares de interés donde hacer backtraking posteriormente.

“Si perdemos a uno de nuestros personajes lo podremos encontrar en algún rincón del escenario, pero cerca de donde falleció”

No se puede vencer,  lo que no se puede ver

En cuanto al apartado gráfico Song of Horror es un título bastante modesto y desarrollado con el motor Unreal Engine 4. Siendo bastante conformista al respecto, y que, nos da una de cal y otra de arena, ya que cuenta con escenarios detallados y bien recreados que te generan tensión por su escalofriante diseño y ambientación excelente, pero nos encontramos también con escasas expresiones faciales de los personajes, y aspectos poco detallados y donde se apreciaban problemas de sincronización labial serios. Otro aspecto excelente, es el juego de cámaras que realiza, mostrando planos fijos pero que se van moviendo con el personaje de manera notable. El aspecto que presenta la Presencia es bastante diferente en sus diferentes estados, pero aterradoras en cada uno de ellos. El juego también presenta algunos problemas gráficos como bugs que deben ser solucionados con algún parche.

“La ambientación y escenarios están muy trabajados y son excelentes, una pena que los personajes no estén al mismo nivel”

En lo correspondiente al sonido el juego cumple con buenos efectos que ponen en tensión constante al jugador, ya sea por una simple brisa, ratas caminando, golpes en las paredes, ruidos de chasquidos en la madera del suelo, o sustos imprevistos como el cerrar de una puerta. Detrás de cada nota musical hay un notable trabajo con melodías muy acordes con la ambientación y muy bien recreadas. Además, el juego hace un uso excepcional del silencio en ciertas ocasiones que puede salvarnos la vida más de una vez, aunque se echa de menos más variedad en las voces de los personajes que están en inglés, y que, no pasan del suficiente. Se echa de menos que las voces estén dobladas a nuestro idioma, que seguramente por tema de presupuesto no haya podido hacerse, ya que el juego viene solamente con subtítulos al castellano, a pesar de ser de un estudio español, y muchos de los textos que nos encontramos en las notas se pueden leer desde el propio documento en nuestro idioma.

Song of Horror es un proyecto que empezó como la ilusión de dos personas, y que, gracias a su pasión por el género de terror y su constante trabajo han sabido llevarlo al terreno profesional. No es un juego perfecto dadas sus limitaciones, pero han sabido plasmar muy bien sus ideas y hacerlas funcionar de una manera notable. Song of Horror es un recuerdo a la nostalgia de aquellos juegos de terror que han marcado una época y una experiencia inmersiva que no te dejará indiferente, además de ser una propuesta de calidad y muy recomendable para los que les guste las aventuras de terror.

Lo mejor:

+ La presencia puede estar en cualquier parte

+ La tensión del ambiente de los escenarios muy bien recreados

+ La música y sobretodo los efectos están a muy buen nivel

Lo peor:

– Ensayo-error en ciertas ocasiones puede ser frustrante

– Algunos puzles carecen de información para resolverlos

– Bugs reiterados y problemas de sincronización labial serios

Valoración: 8

Chovi
chovijmmb@hotmail.com

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

No Comments

Post A Comment