Análisis Shadow Warrior 3. Lo Wang está de vuelta - Playtowin
6198
post-template-default,single,single-post,postid-6198,single-format-standard,bridge-core-2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-21.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-3202
Análisis Shadow Warrior 3. Lo Wang está de vuelta

Análisis Shadow Warrior 3. Lo Wang está de vuelta

Flying Wild Hog llega con una nueva entrega de su alocada saga de disparos y espadazos con Shadow Warrior 3. Un shooter que sin revolucionar nada de lo visto hasta la fecha en el género nos deja un juego de acción frenético y divertido a partes iguales.

Las primeras dos entregas de Shadow Warrior nos dejaron un buen sabor de boca. Estos nos proponían combates en primera persona con katana en mano y armas de fuego que íbamos cambiando según el tipo de enemigos al que nos íbamos enfrentando, dando lugar a combates variados con gran intensidad. La fórmula evolucionó un poco en la segunda entrega dando lugar a combates todavía más frenéticos, escenarios algo más abiertos, pero respirando en una misma ambientación asiática que le sentaba bastante bien. Ahora con su tercera entrega nos lleva por un juego mucho más alocado y caótico que se asemeja más a lo que hemos podido ver en juegos como Doom o Serious Sam que en lo que pudimos ver en anteriores entregas. ¿Es mejor? Pues es algo diferente, pero con un ritmo mucho más adictivo.

 

Te voy a contar la historia de un Dragón…

La historia de Shadow Warrior 3 pasará sin pena ni gloria posiblemente por tu cabeza cuando llegues a los títulos de crédito, así que nos centraremos en saber que nuestro protagonista, Lo Wang, ha liberado a un dragón gigante que ha venido con bastantes demonios dispuestos a quedarse, al menos un tiempo, y amenaza con destruir el mundo. Lo Wang junto con sus queridos aliados deberán impedir que esto suceda. Lo bueno que nos deja esta nueva entrega y su historia es que no será necesario saber que ha pasado en sus entregas anteriores para poder disfrutar de esta tercera entrega. Además, si te quedas con ganas de saber más sobre la historia, de los personajes o de los enemigos siempre puedes consultar desde el menú unas fichas con cierta información de cada uno de ellos.

Nada más ponerlos a los mandos en su gameplay descubriremos que se deja manejar bastante bien, podríamos decir que es de lo mejor que podemos encontrar en el juego. Un gunplay ágil, variado y frenético capaz de hacernos recordar títulos como el de ID Software, aunque con ciertas limitaciones.

«No esperéis una historia que se os quede en la memoria, pero al final lo que importa serán los tiroteos y su jugabilidad»

En primer lugar, no esperéis un arsenal tan longevo como el que nos encontrábamos, por ejemplo, en Doom Eternal, sino que nos encontraremos con un conjunto de armas más limitadas, pero igual de devastadoras. Al igual que ocurría en aquel juego, deberemos de aprender a manejar todas y cada una de ellas a la perfección. Saber que arma utilizar en cada momento con el enemigo al que nos enfrentamos nos supondrá salir airosos en muchas de las ocasiones que nos veamos rodeados.  Shadow Warrior 3 no es un juego especialmente difícil, aunque podremos seleccionar en cualquier momento su dificultad entre las tres existentes. Nosotros lo hemos jugado en Normal y no ha resultado extremadamente complejo, quitando varios enfrentamientos finales con enemigos bastante poderosos que hemos tenido que repetir en varias ocasiones.

Todas las armas que nos encontramos se pueden ir mejorando con unos orbes que nos encontraremos, algunas escondidas, otras simplemente nos las encontramos en el camino. Estos orbes serán de dos tipos, una para mejorar las armas y otras para mejorar las habilidades de nuestro personaje como la salud o el Chi. Las mejoras de las armas se basan en lo típico, más daño, potenciadores eléctricos en las balas, que atraviesen varios enemigos a la vez, entre otras.

El juego de Flying Wild Hog bebe tanto del de Id Software que incluso también contamos con un botón para realizar ejecuciones especiales con las cuales recuperar gran cantidad de vida, debiendo aprovechar estas cuando tengamos cargada la barra de energía destinada para ello y ejecutarlos en el momento que nos sea de utilidad. Al ejecutar a enemigos más poderosos también le quitaremos su arma pudiendo aprovecharla para dañar al resto de enemigos en un breve periodo de tiempo. Por lo que tendremos que ir jugando un poco con todos los elementos disponibles, además de ir recogiendo munición y salud por los escenarios mientras combatimos para poder salir airosos de estos enfrentamientos.

«Shadow Warrior 3 cuenta con un sistema de mejoras un poco escaso en contenido»

Este sistema resulta entretenido en sus 7 – 8 horas de duración, aunque sigue estando muy lejos de aquel brillante baile que debíamos realizar en Doom, ya que las distintas situaciones que nos encontramos en Shadow Warrior 3 son más escenarios poco inspirados con oleadas de enemigos que incluso en las últimas partes del juego puede resultar algo repetitivo.

Eso sí, si eres de los que disfrutan del gore y eres de gatillo fácil, aquí vas a disfrutar de lo lindo, pues no pararas de masacrar, correr, saltar y utilizar el Dash y el doble salto y volver a seguir disparando mientras vamos esquivando para no ser noqueados, es frenético en muchas ocasiones y visceral en todo el juego. Además, el juego cuenta con bastantes desafíos que deberemos ir cumpliendo y que nos irá premiando con orbes para ir mejorando tanto las armas como al personaje y que podremos consultar en el menú del juego para ver cuantos nos quedas y canjear también los desafíos conseguidos.

Tiroteos intensos, variados en escenarios más verticales

En esta ocasión los chicos de Flying Wild Hog y Devolver Digital nos han traído unos escenarios más verticales que las primeras entregas. Un punto diferenciador y que resulta atractivo hasta cierto punto, pues no hay mucha variedad de situaciones en los niveles en los que tendremos que ir atravesando zonas corriendo por paredes llenas de enredaderas donde agarrarnos y engancharnos con nuestro nuevo utensilio el manido gancho, que, por cierto, está bastante desaprovechado en los combates, quedando prácticamente, solo de utilidad a la hora de pasar por zonas elevadas. Cuando llevas unas horas de juego el juego peca de que hay diseños de escenarios muy parecidos, donde veremos transiciones entre oleadas de enemigos, cinemáticas y zonas de plataformas en bucle prácticamente durante toda la aventura.

«Shadow Warrior 3 deja algunas estampas para el recuerdo, una pena que la variedad de escenarios no estén a la altura»

En lo referente a su aspecto gráfico Shadow Warrior 3 no es un gran exponente top en el género, pero hace los deberes con unos diseños de enemigos estrambóticos y aunque se echan en falta algunos más, en general están en sintonía con el aspecto alocado que quiere ofrecer la aventura. Los escenarios lucen más coloridos que en otras entregas, sobre todo, en exteriores. Los enemigos finales, aunque pocos sirven para dar cierta variedad de situaciones a los combates, pero ciertamente, no esperes nada del otro mundo. Como punto negativo a la aventura se le puede achacar tirones y ralentizaciones en ciertas ocasiones, sobre todo, en las cinemáticas, y en alguna ocasión aislada en el gameplay, pero no es algo molesto en lo jugable.

Los diálogos están en inglés, pero con subtítulos en castellano, eso sí, con la pega de que muchos de los chascarrillos y gracietas que suelta Lo Wang no podremos seguirlas dado que entre tanto tiroteo y saltos no podremos mirar los textos en pantalla. La música cañera acompaña bien al juego danto su máximo esplendor en las grandes batallas contra los enemigos donde sube el volumen para dar todo el frenesí posible al jugador.

«El diseño de algunos enemigos están bastante bien llevados. Nos encontraremos incluso un guiño a la saga de Serious Sam»

Shadow Warrior 3 es un juego loco, frenético, desenfadado, muy lineal y divertido que vale la pena echarle un vistazo si eres amantes de los FPS sin complicaciones.  Un juego ideal para desconectar de otras experiencias, y que cambia un poco en lo jugable a lo visto en anteriores entregas dejando el estudio Flying Wild Hog salir su lado más salvaje. Lo Wang está de vuelta.

 

Puntos Positivos:

+ Es un juego frenético y divertido

+ Su gunplay es adictivo y está muy bien trabajado

 

Puntos Negativos:

– Algunas ralentizaciones en ciertos puntos

– Escenarios exteriores poco variados

 

                                                         VALORACIÓN: 7

 

 

Playtowin
jmmonterob@playtowin.es

Apasionado de los videojuegos, coleccionista y escribo "cosas de videojuegos" de vez en cuando. "El hombre elige, el esclavo obedece"

No Comments

Post A Comment