The Messenger

The Messenger, un título frenético de acción y plataformas que recuerda a Ninja Gaiden en casi todas sus facetas. Intenso, clásico y desafiante a veces, The Messenger es un regalo a la nostalgia de los 8 y 16 bits de antaño. Te contamos más en su análisis.

Sabotage Studio ha sido el encargado de traernos esta especie de homenaje, por llamarlo de alguna manera, a Ninja Gaiden, y que dentro de este título nos encontramos con sorpresas muy agradables. The Messenger no solo bebe directamente de la estética de los 8 bits de nes, sino que llegado a cierto punto de la aventura, el título se transforma en un nuevo homenaje a los 16 bits con un cambio bastante significativo no solo del escenario, sino también de los enemigos.

"Su estética retro al estilo Ninja Gaiden es un gran acierto"

Un ataque de Nostagia

Empecemos por el principio. The Messenger es un videojuego de plataformas en 2D con una estética retro que nos recuerda bastante a aquellos juegos de la época de los 90, con un diseño sencillo, pero a la vez muy vistoso y agradable. De hecho, tanto el protagonista como el propio juego nos recuerda mucho al de los primeros Ninja Gaiden de Nes, aunque no precisamente en su dificultad. Porque sí, The Messenger es un juego, a veces, difícil, pero no imposible y bastante alejado de aquella dificultad endiablada que si que tenían los Ninja Gaiden de antaño. En The Messenger seremos un “mensajero”, que curioso, cuyo objetivo no será otro que entregar un pergamino en la montaña más alta para salvar a la humanidad. La historia no es que sea gran cosa, pero es lo de menos. En el camino nos encontraremos con diferentes fases donde nos iremos abriendo paso entre los diferentes enemigos y bosses finales, que también los habrá, más o menos complejos. Para ayudarnos en nuestra andadura un ser peculiar llamado “Guapifeo” (y cuyo hermano se llama “Feoguapi”) nos salvará cuando muraros, pero no sin coste alguno. Para ello, cuando nuestro protagonista sea eliminado o haya caído por algún precipicio, cosa más que habitual, nos devolverá a la aventura a cambio de unas orbes que iremos recogiendo por el camino, cuanto más seguido nos maten, mas orbes deberemos de entregarle, a parte de los comentarios ingeniosos que desprende este seudopájaro, tendrá la amabilidad de recordarnos a menudo las veces que nos han matado en la aventura, y que no serán pocas, ya os lo garantizo.

"La variedad de enemigos no es muy grande, uno de los pocos reproches que se le puede hacer al título"

Estas orbes también nos servirán para ir mejorando a nuestro protagonista, al más puro estilo RPG, pero sin llegar a profundizar lo más mínimo. Se trata de mejoras como el incremento del nivel de salud, mas potencia en nuestros golpes, entregar menos orbes cuando muramos, etc. Estas mejoras son fáciles de conseguir, y ya os digo, que os sobraran orbes a montones, que de hecho, alguna que otra sorpresa nos depara el juego con su humor enmascarado en este tipo de situaciones, que no os contaré para que lo descubráis por vosotros mismos. Estas mejoras se realizan en la particular tienda del Tendero, un personaje también bastante peculiar que nos contará curiosas historias si somos lo suficientemente pacientes para escucharlas, y que la verdad, valen la pena dedicarle unos minutos, ya que tienen su moraleja en la vida real.

Jugabilidad a lo Ninja Gaiden

Como ya he comentado en el análisis, la vertiente de The Messenger bebe de la Saga Ninja Gaiden, sobre todo en lo que a su jugabilidad se refiere, pero no solo se queda ahí, sino que lo lleva a otro nivel añadiendo nuevas mecánicas que van haciendo al videojuego muy ameno y tremendamente entretenido durante las 14 – 15 horas que dura la campaña.

Por enumerar algunas de sus mecánicas jugables, por ejemplo, para ejecutar un doble salto tendremos que golpear algún elemento del escenario o enemigo, lo cual eleva la dificultad a la hora de escalar por diversos niveles golpeando y subiendo al mismo tiempo hasta que pisemos tierra firme. También conseguiremos una especie de gancho que podremos utilizar para llegar a sitios lejanos e impulsarnos para llegar más lejos o la habilidad de poder escalar y agarrarse a las paredes y poder escalar ciertas partes del escenario. Con todo esto, deberemos superar niveles llenos de enemigos, plataformas que se desintegran cuando las pisamos, pinchos y demás elementos nos pondrán las cosas en ciertos momentos bastante difíciles, eso sí, encontraremos abundantes puntos de control que en caso de que muramos nos permitirá seguir desde este último, con la consecuente pérdida de orbes que irá recogiendo nuestro amigo GuapiFeo durante un tiempo.

"El salto a los 16 bits es absolutamente fabuloso"

Por si esto se os hace poco, cuando creemos que todo está vendido y nos estamos acercando al final de nuestra aventura, descubrimos que le queda una vuelta más a esta pequeña aventura. Te lo explico. Llegado a cierto momento la aventura nos brinda una pequeña y nueva habilidad que nos permite hacer viajes en el tiempo, lo cual, nos lleva a que todos los escenarios que hemos visitado tengan una vista diferente, es el paso de los 8 bits a los 16 bits de esta aventura. Fascinante. Nos solo los escenarios cambian sino todo lo que conlleva el mismo, enemigos e incluso nuestro protagonista.

Con esta nueva mecánica se abren nuevas zonas que podremos visitar al modificarse ciertas partes del escenario, por lo que tendremos que buscar estos portales temporales para encarar esta “segunda” parte de la aventura.

Alguien podrá pensar que esto puede resultar repetitivo, ya que volvemos a pasar por los mismos escenarios que ya hemos visitado, pero os puedo asegurar que el punto de vista de los escenarios es totalmente diferente, con nuevos añadidos y desafíos que afrontar. Además se nos abrirán una serie de portales conforme vayamos completando nuestra aventura para poder desplazarnos rápidamente por los diferentes escenarios, evitando así, obligarnos a rejugar todo el escenario completo de nuevo.

Al final de algunas fases nos encontraremos con los jefes finales, con sus particulares rutinas y que deberemos de aprovechar nuestra habilidad para derrotarles. Por lo general no son muy complicados, pero sí, que hay algunos bastante fáciles y otros que dan bastante guerra, lo cual nos lleva a que no esté ajustada muy bien la dificultad.

"Los enemigos finales tienen un gran diseño detrás"

Otro apartado negativo que nos hemos encontrado es que hay veces que los controles no son lo efectivos que nos gustaría. Me explico, he tenido la sensación alguna que otra vez que al realizar algún salto y pulsado el botón de turno para realizar tal hazaña, o bien, lo hacía tarde, o no llegaba a realizarlo, por lo que me suponía una muerte segura. Son cosas bastante puntuales y que no afectan demasiado a la jubabilidad ni a la experiencia, pero que cuando pasan frustran bastante.

El apartado artístico del videojuego me parece bastante correcto, con unos diseños sobre todo de jefes finales bastante decente, aunque si que se repiten con frecuencia algunos enemigos menores por los diferentes escenarios. Algo más de variedad, no le hubiera venido mal.

En cuanto al apartado sonoro, es bastante cañero y cumple bastante bien, con detalles bastante buenos como el sonido cambiante de la música cuando estamos bajo el agua. El título llega con subtítulos en castellano, ya que las historias se basan en diálogos tipo bocadillos que deberemos leer para enterarnos de lo que está pasando.

"The Messenger puede presumir de una estética fascinante y muy atractiva"

En definitiva, The Messeger es una aventura fascinante y muy entretenida, de la cual, me he llevado una grata sorpresa. Un tremendo homenaje al clásico Ninja Gaiden del que bebe en muchas de sus vertientes jugables, pero que sabe también experimentar con nuevas mecánicas y que funcionan realmente bien, con una dificultad, a veces, algo elevada, a veces algo escasa, pero que engancha, y con unos enemigos finales muy cuidados. Una propuesta muy interesante y que te hará pasar unos buenos momentos.

Nota: Versión analizada PC

+ la estética retro, un gran homenaje a la nostalgia

+ el humor que despliega te hará sacar más de una sonrisa

+ gran duración para un título de estas características

+ cuando creemos que todo está acabado, el juego realiza un giro de 180º y nos presenta una perspectiva diferente, una auténtica maravilla

-la dificultad, a veces, está mal ajustada

-algún contratiempo con el control del personaje, pero nada grave

Valoración: MUY INTERESANTE

Chovi

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *