Shenmue III

Dieciocho años han pasado desde que Shemue II nos dejará en plena aventura en busca del malvado Lan Di, y si os soy sincero, jamás creía ver de nuevo las andanzas de Ryo Hazuki, así que, descubrir en aquel E3 de 2015 a Yu Suzuki anunciando el regreso de la prestigiosa saga supuso cuanto menos una alegría no solo para mí, sino para todos aquellos fans que tanto cariño le guardamos a la saga. No dude en mostrar mi apoyo en la plataforma de Kickstarter para su financiación del proyecto con gran entusiasmo, y por fin, ha llegado el momento de ver el esperado regreso de Shenmue. ¿Está Shenmue 3 a la altura de sus primeras entregas? Te contamos lo que nos ha parecido en nuestro análisis.

Es cierto, aquello que dicen que el tiempo nos va puliendo y cambiando con el paso de los años, pero no solo a las personas sino todo lo que nos rodea. Hace casi dos décadas la tecnología en los videojuegos no puede llegar a compararse a lo que se puede hacer hoy día en el tema de los videojuegos, las limitaciones de hardware no permitían esos grandes mundos abiertos que ahora si tenemos, ni tampoco esos efectos ambientales ni jugables que podemos disfrutar en muchos de los nuevos videojuegos que van apareciendo, aunque dicho sea de paso, siempre las compañías dependen sobretodo del presupuesto que disponen para desarrollar una buena aventura, y que, a partir de aquí, limita mucho lo que se puede hacer y no se puede hacer en un videojuego. En el caso de Shenmue III hay que reconocer que no se ha dispuesto de un gran presupuesto como otras obras que han salido en este 2019, llámese Fallen Orden o Death Stranding, pero hay que recordar que cada vez más vemos como videojuegos de poco presupuesto llamados “indies” nos dejan ideas realmente alucinantes, y que, nos da que pensar que, un videojuego no solo es dinero encima de la mesa, sino una cantidad de ideas innovadoras que buscan materializarse en forma de videojuego. Llegados a este punto, nos encontramos la difícil tarea de como analizar Shenmue, ¿cómo una obra para fans conformistas o como un juego que no ha sabido innovar y adaptarse a los nuevos tiempos del videojuego? No seré yo el que conteste a estas cuestiones por razones de que cada uno debe valorar por su propia experiencia con el título, y sobre todo, comparar con las obras pasadas, pero lo que sí te contaré es lo que me he podido encontrar en la nueva obra del genio Yu Suzuki.

"A lo largo del juego nos encontramos con algunos minijuegos, que aparte de ser entretenidos, nos sirven para conseguir algo de dinero"

Shenmue III la historia continúa

Shenmue III nos sitúa tal y donde nos dejó la historia de Shenmue II, con Ryo Hazuki y Shenhua en una cueva frente a un mural contemplando las dos figuras representadas como los espejos de Fénix y del Dragón talladas en una piedra de la aldea de Bailu. La desaparición del padre de Shenhua y los extraños acontecimientos que están ocurriendo en la aldea por parte de unos maleantes que están causando problemas, se mezclan con el objetivo de Ryo de localizar a Lan Di. A partir de aquí, iremos recogiendo pistas y hablando con la gente del poblado para ir descubriendo nuevos acontecimientos y acercarnos poco a poco a lo que está ocurriendo en ese lugar. Si no has jugado a los dos juegos anteriores de la saga, no te preocupes, ya que Shenmue III nos deja en el menú principal un pequeño resumen de los acontecimientos más importantes de las entregas anteriores, eso sí, si tienes la oportunidad de jugarlos es mucho más recomendable, sobre todo a la hora de conocer más detalles importantes y a todos los personajes de la saga.

Dicho esto, es verdad que Shenmue III nos deja con una historia algo irregular, que a pesar de tener algún momento memorable se queda lejos de las dos primeras entregas, y con un cierre algo apresurado. Pero por suerte para los aficionados, y sin ser carne de spoiler, en los créditos que podemos ver en el menú principal, se deja caer la posibilidad de que llegue Shenmue IV si los aficionados así lo queremos,  y ojalá así sea, y no tengamos que esperar otros dieciocho años para verlo.

"Como ya ocurría en Shenmue 1 y 2, los Npcs tienes sus rutinas diarias"

 

Shenmue, un fiel simulador de vida

No podemos negar que la saga Shenmue sea lo más parecido a un simulador de vida, donde tendremos que hacer diversas tareas a unas horas determinadas, donde el ciclo de día y noche es realmente importante para desarrollar esas actividades, y donde, los Npcs hacen su día a día con normalidad, abren sus tiendas y las cierran dentro de sus horarios. Esto es algo que sigue estando muy presente en esta tercera entrega, aunque no en los niveles que pudimos ver en las primeras entregas. Tal vez, sobre todo en la primera parte del juego desarrollado en Bailu, una pequeña aldea, esté algo más limitada en cuanto a exploración e interacción con los diferentes lugares que nos vamos encontrando, pero que más tarde al descubrir nuevas localizaciones como la ciudad de Niaowu seguimos viendo que esas limitaciones siguen estando ahí. Es vedad, que hay montones de cosas por hacer, de hecho, deberás hacer algunas actividades para ir ganando dinero en el día a día, así como, cortar madera, recoger plantas para luego venderlas o ir de pesca, pudiendo así sacar unos cuantos “yuanes” para poder comprar comida, movimientos que aprender para luchar u otros objetos que nos irán haciendo falta para ir avanzando en nuestra aventura.

Es aquí donde echamos algo de menos las novedades por parte de Yu Suzuki, ya que Shenmue III se limita a conservar lo que hizo bien sus entregas anteriores y peca en innovar y desarrollar nuevas formas de explorar el mundo de Shenmue. En Shenmue III sigue estando presente ese peculiar modo de investigación en primera persona, donde podremos recorrer cada rincón del escenario y abrir cada cajón que nos encontremos en busca de algún tipo de información que nos ayude en la búsqueda de nuestro objetivo, hablar con la gente para sacarles información o realizar algún minijuego para conseguir algún premio o dinero extra, que nunca viene mal, e incluso irse a casa cuando ya son las 09:00 de la noche. Todo huele a Shenmue, pero da esa sensación de que todo es mejorable.

"Habrá ciertos lugares donde deberemos ir a una hora concreta, aunque en esta ocasión habrá menos que en las anteriores entregas"

Shenmue III cuenta con la novedad de que Ryo Hazuki debe de comer en ciertas ocasiones dado que la barra de vida distribuida en pequeños puntos que podemos ver en pantalla se va consumiendo conforme vamos corriendo a ciertos lugares con nuestro personaje, teniendo que estár muy atento a esta barra de vida, sobre todo, a la hora de entrar en un combate, donde también consume la barra, y que si vamos con poca vida, es probable que caigamos en combate y debamos repetirlo. Aquí hay variedad y cantidad de productos que podremos utilizar siendo proporcional el dinero que cuesta un producto que incrementa más la vida que otro que la suba ligeramente. Esta novedad, tal vez, hubiera estado más interesante si hubiera estado algo más proporcionada en su consumo, ya que te puedes llegar a comer 10 – 12 manzanas de una sentada y no rellenar completamente la vida, o da igual que te dediques a comer ajo y beber cola todo el día mientras la vida no decaiga, algo que resulta muy poco realista.

“Mantén amigos… aquellos que amas… cerca de ti…”  Iwao Hazuki

La información en Shenmue III será algo imprescindible, por lo que como ya ocurría en los Shenmue anteriores deberemos hablar y conocer a gran cantidad de personajes para encontrar la información que nos conduzca hacia nuestro objetivo, aunque en esta ocasión no podremos descuidar nuestro entrenamiento. Como novedad se ha introducido un sistema de entrenamiento, donde será necesario visitar el dojo, a menudo, para ir ganando Vitalidad, Fuerza y Kung Fu. Para ello podremos entrenar con diversos personajes o enfrentarnos a otros para pulir las técnicas que tengamos que mejorar e incrementar nuestra Fuerza, o practicar en pequeños minijuegos de artes marciales en unos postes de madera para subir nuestro nivel de Vitalidad y el de Kung Fu. Estos entrenamientos resultan muy recomendables para no tener problemas en combates futuros, así como para pulir nuevas técnicas que vayamos adquiriendo.

"Tendremos que entrenar para subir nuestro Kung Fu si queremos estar a la altura de los rivales más complicados"

Las nuevas técnicas las podremos adquirir por historia obligatoriamente, o bien comprando pergaminos de técnicas en las tiendas que las venden, eso sí, te costarán un dineral y no podrás acceder a ellas fácilmente, ya que el dinero de por sí es bastante escaso, lo que supone una gran limitación a la hora de progresar en el combate.

Es en el combate donde también encontramos alguna novedad, y no para bien. El sistema de combate que empleábamos en los primeros Shenmue se basaba en el sistema ideado para Virtua Fighter por parte de Yu Suzuki, pues bien, en esta ocasión sigue utilizando la misma premisa prácticamente, y se ha mejorado relativamente el control del personaje, aunque ahora en los combates se ha suprimido el movimiento de esquivar y se ha añadido un botón para bloquear con una barra de cansancio. Esto llevado a la práctica hace del combate algo más torpe, dado que para esquivar los ataques enemigos tendremos que pulsar la cruceta varias veces para desplazar a Ryo a la posición que deseamos, y no siempre es efectivo. Eso sí, seguimos utilizando pequeños combos que aprendemos con las técnicas antes mencionadas, para enlazar ataques que provocan bastante daño al enemigo, y son imprescindibles aprender algunas de ellas para que las cosas no se compliquen en demasía.

En determinados momentos de la historia, y como no podía ser de otra manera, en Shenmue III volvemos a encontraremos con los QTE que deberemos solventar para seguir avanzando en la historia, como por ejemplo, alguna persecución o alguna pequeña escena de combate. Aquí, nos encontramos con uno de los mayores lastres del juego, y es que, parece mentira que Yu Suzuki, fuera el creador de los QTE y los haya resuelto de esta manera tan decepcionante. Apenas tendremos unas décimas de segundo para pulsar el botón en cuestión, lo que nos obligará a repetir, una y otra vez, la escena para aprendernos los botones que deberemos pulsar para no caer de nuevo, algo ilógico viniendo de esta saga que tan popular los hizo en su día.

"Tendremos varios dojos donde aprender y entrenar las nuevas técnicas que vayamos adquiriendo en la aventura"

Todo esfuerzo tiene su recompensa

El dinero, como ya ocurría en Shenmue 1 y 2, es muy importante para poder adquirir técnicas, regalos o comprar objetos de comida indispensables para poder avanzar en el día a día, pero también lo necesitaremos por ejemplo, para pagar un hotel o cumplir pequeñas misiones secundarias que nos darán ciertos Npcs. En Shenmue III podremos también apostar en casinos o en ciertos lugares designados para ello, y que nos permitirá, siempre y cuando tengamos suerte, obtener un dinero fácil, aunque ya sabes, la suerte no dura siempre. Para jugar a estos minijuegos deberemos canjear el dinero que queramos por unas fichas para jugar. Estas fichas las utilizaremos para apostar la cantidad que queramos, cuantas más fichas apostemos, más dinero podremos ganar, eso sí, en todos los minijuegos tenemos un límite y no podremos apostar más allá de ese límite. Además, el lugar donde apostemos también cambiará la cantidad total que podemos apostar. Esas fichas que ganemos las podremos canjear en ciertos lugares donde canjear por premios, que a su vez, estos premios si lo deseamos, los podemos vender, obteniendo un dinero en cualquier “casa de empeños” que deberemos buscar por la zona. Puede resultar algo lioso, al principio, pero acabas acostumbrándote, aunque es un sistema que demora un poco la obtención de dinero rápido.

"Los minijuegos son una forma fácil y rápida de hacer dinero, pero ojo, también de perderlo"

 

La saga Shenmue siempre se ha caracterizado por tener una gran cantidad de entretenimiento donde perdernos horas y horas, si así lo deseamos, y en Shenmue III también tendremos bastantes cosas por las que perdernos, por poner algunos ejemplos, tendremos carreras de tortugas y de ranas donde apostar al “caballo” ganador, juegos de dados, juegos donde encestar una piedra en unos cubos de colores, y algunos más que vale la pena descubrir por uno mismo y que resultan cuanto menos curiosos. También tendremos los salones “Arcade” , algo típico de la saga, y donde podemos disfrutar de los juegos en máquinas recreativas. Es aquí, donde nos llevamos una gran desilusión, ya que las recreativas licenciadas por SEGA han desaparecido, dejándonos solamente con alguna recreativa con QTE, donde acertar con el botón correspondiente, que ya estaba en anteriores entregas, una especie de juegos de carreras, algo cutre, lejos de la arcade de “Out Run” o “Hang On” que pudimos ver, o una arcade de lucha imitando de mala manera a “Virtua Fighter” con animales cabezones, entre otras con poco que destacar. Pasa lo mismo con las diferentes máquinas expendedoras que guardan pequeños muñecos, donde ahora nos encontramos con pequeñas figuras de los personajes, en el mejor de los casos, y otras tantas de juguetes sin apenas importancia, y que, no motivan para seguir coleccionando, para ser sincero. Se nota que Sega no ha estado esta vez detrás del proyecto y se ha desvinculado de esta tercera entrega, o simplemente Ys Net no se ha molestado en coger licencias debido al bajo presupuesto de la obra, y que, se deja ver en muchos de sus aspectos.

"Podremos matar el tiempo en los salones Arcade, aunque en esta tercera entrega hay menos variedad de recreativas y las que hay son mas aburridas"

Shenmue III artísticamente es un videojuego notable

Pese a todas sus carencias, Shenmue III sorprende con sus paisajes realmente bonitos, que son seña de identidad de toda la saga, donde brilla su dirección artística, ya sea en la aldea de Bailu, con bellas estampas de su naturaleza, donde todo parece estar muy vivo, así como, en la ciudad de Niaowu, donde se respira la cultura china por los cuatro costados, y es un verdadero placer pasear simplemente por sus calles o campos. El acabado técnico, es otra cosa. Tenemos personajes principales realmente muy cuidados y bien realizados, pero nos encontramos otros totalmente sacados de contexto y mal dibujados, con rostros pocos expresivos que parecen sacados de calicaturas. Es como si hubiera habido varios equipos desarrollando diversos personajes, unos con más trabajo que otros, algo que aunque no empaña mucho la experiencia, sí que deja ver carencias y desinterés por parte de los desarrolladores y sobre todo del equipo que supervisa este apartado. Me he encontrado también con problemas en la carga de elementos de los escenarios, que requieren de un tiempo para cargar a los personajes en pantalla. Por poner un ejemplo, he pasado a una tienda a comprar y el vendedor no aparece detrás del mostrador hasta pasados dos o tres segundos desde que he llegado a topar con ese mostrador, algo que ciertamente es pasable, pero molesta cuanto menos.

"El acabado artístico del juego es espectacular, y sin duda uno de los mejores apartados que nos deja este Shenmue 3"

En cuanto al sonido nos encontramos con melodías orientales que dan una inmersión en la cultura china perfecta, y aunque repite algunas melodías del pasado, es un apartado que no se le puede reprochar al videojuego. El juego llega traducido en sus textos, algo por lo que se creó el kickstarter, y que, es una alegría para todos los fans que lo disfrutamos en nuestro idioma. Aunque, se echa de menos algo más de trabajo en los diálogos, que por momentos resultan algo bruscos y bastante simples, y donde la toma de decisiones que podemos elegir en un diálogo en ciertas ocasiones no sirve de nada. Nos encontraremos también sorpresas agradables como conocer cómo se encuentran ciertos personajes que hemos conocido en las primeras entregas y saber que han sido de ellos, a través de unas llamadas telefónicas que podremos realizar. Todo un detalle.

Como has podido comprobar en el análisis, Shenmue III carece de muchas de las virtudes que a día de hoy, se le debe exigir a un videojuego, pero que sin embargo, cuando lo juegas, sientes como la esencia de Shenmue que disfrutaste allá por el año 1.999 y 2.001 en Dreamcast sigue estando aquí, para bien y para mal. Shenmue III es un juego hecho para fans, que aunque haya pasado el tiempo no ha cambiado en absoluto, y eso lo sabe Yu Suzuki, que a pesar de contar con un presupuesto bastante bajo y con el apoyo incondicional de los fans ha sabido mantener la esencia de la saga que tanto esperábamos, y nos vuelve a traer la ilusión de ver algún día Shenmue IV y la continuación de las aventuras de Ryo Hazuki. Ojalá así sea, y en esta ocasión no tengamos que esperar tanto tiempo de nuevo para poder disfrutar del final de su épico viaje. [8]

Lo mejor:

• La ambientación es Shenmue en cada rincón
• Artísticamente luce muy bien, da gusto pasear y contemplar sus paisajes
• La banda sonora te integra de maravilla
• La duración es buena 25 – 30 horas, quizá más

Lo peor:

• Algunos rostros muy poco trabajados en comparación con otros
• Los QTE muy mal ejecutados
• El sistema de combate menos atractivo que en anteriores entregas
• El final algo apresurado, se nota el presupuesto limitado

playtowin

Apasionado de los videojuegos, coleccionista y escritor, de vez en cuando. "El hombre elige, el esclavo obedece"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *