GRIS

Hay videojuegos con buenas historias, videojuegos con una gran jugabilidad, otros videojuegos que simplemente ofrecen diversión, por encima de todo, y los hay que te transportan a un mundo fascinante donde la fantasía y las emociones priman por encima de todo. Bienvenidos a GRIS.

El estudio español Nomada Studio ha sido el encargado de traernos un videojuego inusual, donde no prima la acción y donde la resolución de puzles sin grandes quebraderos de cabeza es lo más complicado que nos vamos a encontrar. Todo es sencillo. Todo es factible para cualquiera que se ponga a los mandos, pero no es un videojuego hecho para todos. Te cuento el porqué.

Cuando el videojuego y el arte se funden

GRIS no es un juego fácil de explicar, hay que verlo en acción para comprender el porqué de su pequeño triunfo. Observar con detenimiento cada imagen, cada detalle del escenario y cada color que nos propone su aventura. En GRIS no hay objetivos, ni tampoco sabemos muy bien donde ir, simplemente vamos avanzando en busca de nuevas respuestas y nuevas zonas… nuevo arte.

En GRIS seremos una mujer, cuya historia más bien da a la interpretación del jugador, ya que no hay diálogos que acompañen en la narrativa, ni textos en pantalla, todo emerge en la mente del jugador para que experimente por sí mismo. Con GRIS a los mandos iremos experimentando en 2D a través de los diferentes colores que vamos consiguiendo conforme vamos avanzando en nuestra aventura, el mundo visto en cada color, las sensaciones que nos provoca y las emociones que nos causa en cada uno de los escenarios son maravillosas, y todo ello acompañado de una música perfecta.

Nos encontraremos pequeños puzles a su paso, cosas sencillas que podremos resolver rápidamente, sin complicaciones. GRIS solo quiere que avances, y con ello, vamos adquiriendo nuevas habilidades, como doble salto para pasar por plataformas cambiantes o una trasformación en piedra para afrontar nuevos retos, como avanzar mientras el viento nos arrastra, romper ciertas rocas para pasar a otras zonas.

Un regalo para la vista

La principal característica de GRIS es el apartado visual, un videojuego vistoso como pocos y con un acabado que pocas veces hemos visto en un videojuego de este estilo. Te atrapa y no te deja de sorprender mientras avanzas. Cada color provoca en el jugador una emoción diferente, un sentimiento distinto al anterior, que solo se ve difuminado por la corta duración de nuestro viaje. En apenas 3 – 4 horas nos habremos pasado la aventura, aunque puede darnos un poco más de sí, si intentamos buscar todos los recuerdos ocultos, y que, son algo más complicados de localizar. Un pequeño reto más.

Si hemos hablado de lo genial que es el apartado artístico de GRIS en lo referente al sonido no se queda corto. Una sensación orquestal que acompaña a toda la aventura de una manera sobresaliente y acorde con cada momento de la aventura, y que se disfruta de principio a fin. Detalles como el cambio del sonido mientras estamos bajo el agua, o el sonido del viento cuando sopla fuertemente son dignos de mencionar.

Versión analizada: Nintendo Switch

GRIS es una aventura atípica que evoca los sentidos y que merece la pena disfrutar en cualquier momento. Podría haber dado un poco más de sí, como puzles más elaborados o una duración superior, pero hay que apreciar el gran trabajo realizado por Nómada Studio, y ojalá podamos disfrutar de más aventuras como esta. [8,5]

+ el apartado artístico y visual

+ el apartado sonoro es una delicia

+ esa mezcla de colores y la evolución del personaje con ellos es conmovedora

- Su corta duración

- Es demasiado sencillo

Chovi

Jugador sin tiempo libre y Licenciado en ADE. "El hombre elige, el esclavo obedece" @chovijmmb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *